Un silbante de calidad

Víctor González Arzúa, ex árbitro profesional, dirige en la liga Inland Empire

Guía de Regalos

Un silbante de calidad
Víctor González Arzúa se desempeña como árbitro desde hace 18 años.
Foto: ILIANA SALGUERO

Víctor González Arzúa es el encargado de poner orden en los partidos de la Inland Empire Soccer League, 18 años de experiencia en el arbitraje profesional respaldan al originario de San José de Gracia, Jalisco, que también se desempeñó como juez de línea en algunos juegos internacionales.

Contador Público de profesión, González se apasionó desde muy niño con el silbato y terminó de enamorarse de él luego de desempeñarse dos años en el futbol amateur de su natal Guadalajara, pero su talento lo llevó a prepararse y a trabajar muy duro para alcanzar su sueño.

“Para mí el arbitraje es hacer justicia, respeto y quiero mucho al arbitraje”, comentó el silbante de 61 años de edad que se formó con las enseñanzas del ex nazareno Arturo Yamasaki, a quien dijo admira y le debe todo su conocimiento.

Tener la oportunidad de trabajar con equipos del Sur de California le permite a González tratar de transmitir su conocimiento a las nuevas generaciones.

“Antes había mucho respeto dentro de la cancha, entonces hay que tratar de retomar eso, y primero debemos enseñar a los niños las reglas del futbol, antes de meterlos a la cancha debemos enseñarle qué es un tiro de esquina, qué es una saque de mano y luego meterlo a jugar, así vamos a explotar el talento que tenemos”, explicó González Arzua.

El nazareno fue elegido en 1993 como el mejor juez de línea de la Primera División del futbol mexicano por la Comisión de Árbitros, año en el que Armando Archundia fue condecorado con el Silbato de Oro.

Para González el éxito de su carrera se debe al inmenso apoyo que ha recibido de su familia, a quien le agradece el haber entendido su ausencia los fines de semana durante más de 18 años, cuando dejaba su casa para ir a “arbitrar”.

Al preguntarle cuándo planea retirarse de las canchas, dijo que: “no sé, porque paso sólo dos semanas sin pitar un partido y ya me entra en gusanito por ir a arbitrar”, concluyó

http://www.laopinion.com