Explosivo CR7 contra los invencibles

Suena a película del oeste, pero es un ángulo esencial para la previa Real-Madrid- Barcelona

Guía de Regalos

Explosivo CR7 contra los invencibles
Con cristiano Ronaldo como testigo, Lionel Messi celebra el tercero de su tripleta en la victoria del Barcelona sobre el Real Madrid en el Bernabéu.
Foto: GETTY Images

jairo.giraldo@eldiariony.com

¡Vaya momento!

Un delantero insaciable que parece dispuesto a romper todos los récords de goles en esta temporada y que ya lleva 15 en 8 partidos. Y al frente suyo, un portero que rompe récords de imbatibilidad y al que hasta ahora nadie pudo hacerle un gol después de ocho partidos.

Suena a película del oeste: “CR7 contra los invencibles”, pero es un ángulo inevitable en el vistazo a la previa del Real Madrid – Barcelona del próximo sábado. El mejor equipo en una década frente al que puede llegar a serlo.

Y si eso no le basta, llega Leo Messi, sin hacer ruido y sin la urgencia de probarle nada a nadie, con 250 goles en su mochila y listo para romper el récord de máximo romperredes de la liga, todavía en poder de Telmo Zarra, quien dejó su listón en 251.

Así llegan.

Más compacto el bloque merengue de Carlo Ancelotti que apenas sí necesitó retocar la pantilla de los campeones de Europa. Se fue Xabi Alonso y no cuentan con Kedhira, y por ahí generan alguna duda en su capacidad para romper el juego del rival, con hombres como Modric y Croos que no son volantes de recuperación netos, pero por esa misma razón ganan. Ahora tienen más fútbol. Juegan más y guerrean menos.

Llegó James para ponerle pausa a un equipo que no la tenía. El zurdo número diez los hace jugar a todos y da una mano retrasando la salida del rival.

Llegó “Chicharito” Hernández para aportar, fiel a su estilo, goles providenciales y ayudar a matar las dudas creadas con las largas abstinencias de Benzema. Y también “regresó” Iker Casillas, revalorado tras un año en el que hasta la tribuna blanca le daba la espalda.

Lo bueno lo conservan. El liderazgo y la categoría de ganador que transmite Sergio Ramos. El equilibrio de Modric. La prestancia de Pepe. La potencia de Carvajal.

Talvez no vayan a tener a Gareth Bale, por una dolencia menor, pero estará como hace más de cinco años Cristiano Ronaldo para volver a probar que él, como pocos, puede cambiarle el curso a los partidos con sus goles.

Al frente estará su rival legendario. Un enemigo sin miedo, pero que como equipo de fútbol llega acusando todavía los ajustes de su nuevo DT, Luis Enrique, que para el caso es el último hombre de hechura merengue que un día tiró a los trastos del olvido la camiseta blanca de Real Madrid y se vistió por siempre la blaugrana de los culés. Dejó los festejos de la Cibeles para celebrar en Canaletas y eso no se lo perdonaron nunca.

Por eso el míster tambiénse juega la suya y reconstruye a un Barcelona blindado, que no regala goles, más que eso, que no los permite gracais a Claudio Bravo y su zona de rechazo.

Tiene a Rakitic en función de Xavi, aunque en el Bernabéu tendrá a Xavi. Tendrá a Jérémy Mathieu al lado de Piqué o Bartra. Podrá contar con la variante del “Jefecito” Mascherano junto a Busquets para frenar a James e Isco, los dueños de las ideas.

Pero otra vez la pelota la tendrá el Barcelona, porque tienen a Iniesta, Messi y a Neymar, parte de un equipo que lucía chato en ofensiva el año pasado, pero que este año tiene a un depredador como Luis Suárez, para que los enemigos no duerman.

Así llega Barsa. Con la mitad de sus labores ya hechas. Un bloque defensivo férreo para sumarle al preciosismo de su fútbol de siempre.

Llegan con la etiqueta del ‘underdog’ a la casa del Real Madrid, pero recuerdan que hace seis meses, molidos por problemas internos, en ese mismo escenario, ganaron el choque más reciente 4-3 con tres goles de Messi.

Elloaben que pueden. Los del Real Madrid también

eldiariony.com