Joya mexicana de los Dodgers está cerca de subir a las Mayores

Julio Urías tiene apenas 18 años, pero su habilidad como pitcher hace pensar que puede seguir los pasos de Valenzuela
Joya mexicana de los Dodgers está cerca de subir a las Mayores
El mexicano Julio Urías viaja como su recta para lanzar con la novena de los Dodgers.
Foto: Getty Images

Ha sido tan impactantes las demostraciones de pitcheo de Julio Urías que no sería ninguna sorpresa ver al fenomenal prospecto mexicano lanzando para los Dodgers en la próxima temporada.

“Siempre he trabajado duro. Aprendiendo todos los días. Creo que estoy listo para lanzar en Grandes Ligas”, dijo Urías en entrevista con La Opinión vía telefónica desde Phoenix, donde participó en la Liga Instruccional de Arizona.

“Aquí (Liga Instruccional) me enfocaron en hacer ajustes a mi mecánica y perfeccionar la curva y el cambio”, agregó el joven pitcher en relación a su paso por Arizona.

Dueño de una recta mortífera que supera las 90 millas, que combina con curvas, sliders y cambios de velocidad, el jovencito zurdo que cumplió apenas 18 años el pasado 12 de agosto, ha sido objeto de halagos por los observadores más exigentes.

“Siempre recibo felicitaciones por muchos scouts y también consejos. Eso me motiva mucho”, confió Urías, nacido en Culiacán, Sinaloa, con residencia en Culiacán de Rosales, “Culiacancito”.

En la misma expedición de los Dodgers encabezada por Mike Brito que derivó en la contratación de Yasiel Puig, el legendario scout cubano descubrió al que es ahora una joya con poco que pulir.

Urías debutó en el profesionalismo el verano pasado y logró marca de 2-0, efectividad de 2.48 y 67 ponches en 54.1 innings en Clase “A” baja. Era el comienzo de una carrera que luce será excepcional, quizás con semejanzas a la de su ídolo Fernando Valenzuela, otro de los hallazgos de Brito.

Los dirigentes de las Ligas Menores no esperaron mucho para ascenderlo a Clase “A” alta y Urías, reclutado por Brito con un bono cercano a los $2 millones de dólares, concluyó la temporada pasada con el equipo Quakes de Rancho Cucamonga, y de qué manera: despachó en orden a los últimos 13 bateadores cuando bajaban el telón de la contienda 2014.

Ahí confirmó su enorme potencial ante el asombro de su coach de lanzadores, el ex bigleaguer, Matt Herges.

”Cada día que pasa me impresiona más su madurez natural. Todo lo simplifica y ataca sin miedo la zona de strike. No he visto a nadie hacerlo tan joven como él”, agregó el ex serpentinero derecho de los Dodgers.

Herges no exagera. Urías causó sensación en la pasada pretemporada de los Dodgers cuando el 15 de marzo subió a la lomita del Camelback Park de Phoenix como abridor y retiró en orden a tres bateadores de los Padres de San Diego: Will Venable, Chris Denorfia y Yonder Alonso. A dos con sendos ponches.

También Urías no dejó escapar otra enorme vitrina de lujo como es el Juego de Futuras Estrellas de Grandes Ligas, previo al pasado All Stars celebrado en Minneápols, Minnesota para exhibir su excepcional talento.

Con el aplomo y serenidad de un veterano, el “culichi” tiró en la quinta entrada por la escuadra de El Mundo y 14 de sus lanzamientos cayeron en la zona de strikes, la mayoría con rectas que oscilaron entre las 92 y 95 millas por hora.

“Estaba sereno, tirando strikes. ¡Qué tremenda calidad tiene! Y qué suerte la de los Dodgers”, comentó en esa oportunidad el manager de los Mellizos, Tom Kelly.

Urías no enseña ninguna emoción en el montículo, o la esconde, pero sí la tuvo que sacar a relucir cuando conoció a Valenzuela a finales de la pasada temporada en el Dodger Stadium.

“Me dio mucho gusto y alegría conocer y hablar con Valenzuela. Me dio mucho consejos que son valiosos para mí”, recordó.

Lo mismo le sucedió al ser compañero por unos días de Clayton Kershaw cuando el astro zurdo se rehabilitaba en Rancho Cucamonga.

“Me tocó relevarlo, pero desgraciadamente me fue mal. Pero fue un honor estar al lado del mejor pitcher de las Grandes Ligas. Un sueño que cualquier jugador de mi edad quisiera tener”, dijo.

En medio de la epidemia de lesiones de codo de los lanzadores, acompañadas de tendonitis, mismas que han terminado en el quirófano, los Dodgers han restringido la carga de innings de este adolescente a quien no se le permitió lanzar para los Tomateros de Culiacán en la Liga Mexicana del Pacífico.

“Pertenezco a Tomateros, pero ellos [Dodgers] temen a una lesión, no voy a jugar allá”, indicó.

Por otro lado, Brito apoya las inquietudes de su pupilo de brincar de una vez a las Ligas Mayores sin importar la edad. Valenzuela lo hizo de un solo salto desde la Doble “A” antes de cumplir los 20 años.

”Julio cuenta con las mismas armas de cualquier lanzador en las Mayores. Y tiene algo más de lo que algunos carecen: pantalones”, sostuvo Brito.

Ned Colletti [ahora ex gerente general de Dodgers] me dijo que iban a darle más juegos en el próximo spring training. Quieren analizarlo bien. Pienso que tiene grandes posibilidades de subir”, apuntó el incansable buscatalento.

Urías ya tiene en mente lo que le espera en los próximos entrenamientos.

“Sé que habrá más presión, mucha gente que estará pendiente, que te estará observando. Así es esto, pero me gusta. Estoy enfocado en lo que quiero y preparado para todo lo que viene”.