¿Necesitas un entrenador personal?

Si deseas ponerte en forma con ayuda de un profesional, esto es lo que debes saber
¿Necesitas un entrenador personal?
Un entrenador personal no es siempre la mejor opción, eso depende de tus objetivos.
Foto: Shutterstock

La meta está muy clara en tu mente: trabajar a favor de ese cuerpo que tantas satisfacciones te ha dado, que responde de manera óptima ante cualquier situación que se le presente y que por si fuera poco resiste a esas largas jornadas no sólo laborales sino de diversión a las que con frecuencia lo sometes. Pero ahora que lo analizas, la tarea no es fácil y tal vez hasta hayas considerado la necesidad de contratar los servicios de un entrenador privado para llegar más rápido a tu objetivo.

Si bien es cierto que contar con el apoyo de una persona que se dedique en exclusiva a ti, te marque el ritmo y esté al pendiente de que todos y cada uno de tus movimientos sean realizados con sumo cuidado y sin el menor riesgo de causarte una lesión, puede representar una garantía para ti, también lo es que se trata de una decisión que debe ser tomada con mucha responsabilidad y con conocimiento de causa.

Ten cuidado de encontrar en el gimnasio o en el club deportivo al que asistes a personas que, a pesar de que cuenten con un físico envidiable y que te ofrezcan sus servicios como entrenadores calificados, no posean la formación académica que los avale.

“Más que la asistencia de un entrenador privado, es necesario el apoyo de un instructor que nos indique la manera correcta de ejecutar un ejercicio, con el fin de evitar lesiones o de forzar al cuerpo a realizar una actividad que no está capacitado para llevar a cabo.

“Por esta razón es imprescindible que cuando una persona está decidida a llevar una rutina deportiva, empiece por someterse a las evaluaciones médicas necesarias, como son examen físico, examen atlético, un electrocardiograma y pruebas de esfuerzo, entre otras que puede recomendar el médico”, explica el doctor Roberto Uribe, especialista en medicina del deporte.

Todos deseamos tener un cuerpo de escultura griega, pero como lo explica Judith Rodin, autora del libro Las trampas del cuerpo, Editorial Paidós: “Cada individuo difiere muchísimo en su capacidad para hacer ejercicio. Esto se debe a las variaciones de su dotación genética, género, edad y entrenamiento para el ejercicio y al estado de nutrición y salud.

“Hay grandes diferencias hereditarias, por ejemplo en la capacidad del sistema cardiovascular para transportar oxígeno y en la masa y composición del músculo cercano al esqueleto. La capacidad de entrenamiento de una persona para un deporte en particular o para ganar aptitud física parece tener un importante componente genético”, asegura la autora.

Antes de contratar a un entrenador personal, recuerda que prácticamente vas a poner en sus manos el bienestar de tu cuerpo y de tu salud, por ello considera que la persona que selecciones deberá tener preparación universitaria en educación física y contar con certificaciones por parte de una institución reconocida.

Si estás convencida de que lo que tienes en mente, desde el punto de vista deportivo, merece la asistencia de un entrenador personal, no olvides que ante todo es imprescindible apostarle a tu esfuerzo, perseverancia, al profesionalismo y a la responsabilidad.

Antes de seguir cualquier rutina deportiva debes visitar a un profesional de la salud a fin de verificar que te encuentras en perfectas condiciones para realizar una actividad física y preferentemente, pon a su consideración las rutinas que diseñe tu personal trainer.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Los sueños se realizan con esfuerzo”

Bojorge@teleton.org.mx