Arrecian las quejas sobre los centros de Herbalife

Piden que la procuradora de California investigue a la empresa
Arrecian las quejas sobre los centros de Herbalife
Protestas ayer de ex distribuidores en Los Ángeles contra Herbalife.
Foto: Aurelia Ventura

En la céntrica zona de Pico Union, cerca del centro de Los Ángeles, hay unos 40 establecimientos que funcionan como comercios de diversas clases y al mismo tiempo, centros nutricionales de Herbalife, donde se hacen reuniones, se dan muestras del producto y hasta se ofrecen clases de zumba.

Para los miembros de la Coalición “Paremos a Herbalife”, como Juan José Gutiérrez, de la organización Vamos Unidos USA, esta es una actividad “ilegal” que muestra que la empresa explota a personas vulnerables y a involucrarlas en un “esquema piramidal”.

“Aquí el 50% de la población no tiene un diploma de secundaria, muchos no tienen empleo y tampoco papeles”, dijo Gutiérrez.

El conocido activista presentó ayer a un grupo de personas que se declararon “víctimas” del sistema de negocios de Herbalife y dijeron haber invertido mucho dinero en el producto de la empresa, reclutar a otros distribuidores y no haber recibido las ganancias prometidas.

Asistiendo a Gutiérrez estaba Laura Barrera, una relacionista pública que ha reconocido trabajar en identificar a víctimas de Herbalife para Pershing Square Management, del inversionista Bill Ackman. Ackman apostó $1,000 millones en Bolsa a la caída de esta empresa en diciembre de 2012

Una mujer que solo se identificó como Blanca dijo que invirtió más de $10,000 en productos entre otros gastos para reclutar distribuidores, y que después de tres años sólo ganó unos $500 cuando le habían ofrecido, dice, $5,000 mensuales.

La coalición dice haber presentado al menos 170 denuncias ante autoridades locales y estatales y Gutiérrez exigió que la procuradora estatal inicie una investigación. La FTC tiene abierta una investigación sobre Herbalife desde marzo y fiscalías como la de Illinois y Nueva York han recibido quejas.

Entretanto, distribuidores que trabajan en algunos de los “centros nutricionales” de Herbalife señalados en la lista presentada por la coalición, defendieron su trabajo.

Alma Cantarero, quien trabaja en un negocio de la calle 7 donde se hacen envíos de dinero pero también reuniones informativas y demostraciones de batidos de Herbalife (colocados en la parte de atrás del local pero no escondidos), dijo que a ella le ha ido muy bien. “Yo tengo seis años con ellos y gano $90,000 anuales”, dijo.

“Empecé tomando el producto y luego lo comparto con amigos y conocidos, les enseño cómo hacer clubes de nutrición. A nadie se le obliga a comprar nada”, explica.

Michael Gutiérrez, director de relaciones públicas de Herbalife dijo en un email: “Somos una compañía mundial de productos de nutrición. Contamos con millones de consumidores satisfechos y proveemos a nuestros asociados una garantía de reembolso total del costo de productos sin abrir adquiridos en últimos 12 meses”