La Víbora: ¡ningún famoso se salva!

La Víbora: ¡ningún famoso se salva!
Cristian Castro: ¿enamorado?./
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

La Víbora

Le quiero dar el pésame a Sofía Sáenz Vigiola, la nueva víctima del Gallito infeliz, Cristian Castro.

Se trata de una reinita de belleza de tan solo 19 años que, aunque sigue negando que hay algo entre ella y el cantante, hay reportes que aseguran que ya tuvieron amoríos.

Claro, solo alguien así, con poquito cerebro y poca experiencia podría fijarse en alguien como Cristian, de quien sabemos tantas barbaridades, como esa manía, supuesta, eso sí…, de pegarle a las mujeres, entre ellas a su propia madre.

Pero claro, cuando esto pasó, quizá la reinita tenía unos12 años, así que ni siquiera se enteró.

Pero el Gallito es el Gallito, y a la edad de la reinita te impresionas con cualquier cosa.

Sin embargo, nada en este mundo la va a hacer entrar en razón, solo los golpes de la vida.

Y por la fama que tiene Cristian, no creemos que Sofía vaya a tener mejor suerte que Gabriela Bo o Valeria Liberman, ambas ex del artista y a quienes les fue como en feria con él.

Es normal que Sofi, como le diremos de cariño, piense que un hombre 20 años mayor que ella ya es un hombre centrado y maduro. Lo que no sabe la reinita es que hay hombres —la inmensa mayoría— que se mueren sin haber madurado.

Y miren cómo los negocios de Jenni Rivera sí reditúan ganancias.

Resulta que nuestra “Rica, Famosa, Latina” favorita, Rosie Rivera, ya no vive en la mansión de Encino de tres millones de dólares que dejó nuestra querida Diva de la Banda.

Pero no crean que porque se sintió fuera de lugar o una intrusa. Nada de eso.

Se fue porque ya compró casa en Long Beach, que para supuestamente estar más cerca de los negocios de Jenni que ella administra.

No crean que está lucrando con la plata que dejó la intérprete, para nada. Ella ha sido muy clara y jura y perjura que cuando tenga su propio dinero —que no sabemos cuándo serᗠle va a regresar a los hijos de la Diva todo lo que se pagó por hacer los tejes y manejes de la fortuna de Jenni.

Pero, ¿saben qué? Yo lo dudo mucho.

¿Y qué onda con Esteban Loaiza?

Hablando de mi querida Jenni, ¿qué le pasa a este expelotero oportunista?

El muy gañán está exigiendo 35 millones de dólares por la muerte de la cantante, que dice fue homicidio culposo.

La querella es contra la empresa propietaria del avión en el que murió la artista en diciembre de 2012.

Lo más irrisorio fue uno de los argumentos: la pérdida de la compañía de Jenni. ¿Lo pueden creer?