Farid Ali Lancheros, Operating Partner Bogotá Latin Bistro

#ElDiarioELAwards

Guía de Regalos

Farid Ali Lancheros, Operating Partner Bogotá Latin Bistro
"No es sólo dinero, es hacer lo correcto y hacerlo bien", manifestó Lancheros.
Foto: EDLP

Muchas puertas se le cerraron cuando quería iniciar su propio negocio. Pero, lejos de renunciar a su idea, Farid Ali Lancheros (49) usó esa experiencia para moldear su filosofía de vida y trabajo.

“No es sólo dinero, es hacer lo correcto y hacerlo bien”, dice el dueño de Bogotá Latin Bistro, un restaurante que transformó la manera de disfrutar de la comida y la cultura colombiana.

De padre palestino y madre colombiana, Lancheros conoció a su socio de vida y negocios George Constantinou, cuando ya era hora de cambiar su empleo como técnico de computación en una firma de abogados. Otra feliz coincidencia hizo que juntos tomarán un curso de negocios que les cambió la vida.

“El anuncio ofrecía cómo abrir tu propio negocio por $90. Yo tenía ese dinero y, luego de 16 semanas, salimos con un plan de negocios”, que luego ambos llevaron al concurso PowerUp! de la Biblioteca Pública de Brooklyn, obteniendo el primer lugar y $20,000.

Esto les dio un empujón incial para su proyecto, pero necesitaban $400,000 para hacerlo realidad.

“De 12 bancos que visitamos, el último fue el que nos dio el crédito de $100,000”, recuerda. El resto lo reunieron entre amigos y con líneas de crédito.

En 2005, abrieron Bogotá Latin Bistro en la Quinta avenida de Park Slope, Brooklyn, el vecindario donde residen con sus gemelos y donde próximamente estrenarán un segundo local.

Lancheros adjudica su éxito a su concepto que va más allá de la estricta comida típica. “Diseñado para atraer a un mercado más amplio”, explica, “la oferta de platos, música, arte y cultura es cuidada al detalle”.

Sin embargo, hay un ingrediente secreto –confiesa Lancheros– y es la conciencia social que él y su socio cultivan para beneficio de sus 73 empleados y de su comunidad, a la que apoyan a través de varias iniciativas.

“Mucho antes de que fuera obligatorio por ley, nosotros le garantizamos a nuestro personal un plan de retiro, seguro de salud, días libres pagos y otros beneficios para ayudar a superarse”, destaca quien fue nombrado persona del año por sus buenas prácticas de empleo por la Administración de Pequeños Negocios de Estados Unidos, en 2013.

“Cada empleado debe también pasar un entrenamiento en valores, porque para nosotros los valores son la base de todo”, comenta el también directivo de la Asociación de Restaurantes del estado de Nueva York.