Los niños son los pintores estrellas en el este de LA

Casa Cultural Saybrook se ha convertido en el escaparate creativo de ciento de niños en el condado de Los Ángeles

Guía de Regalos

Los niños son los pintores estrellas en el este de LA
Los estudiantes de Casa Cultural Saybrook acuden a los museos para conocer grandes obras de arte./
Foto: Suministrada

@LuceroAmador

Hace doce años, Guadalupe Bojorquez abrió el garaje de su casa en donde una decena de niños, emocionados, daban sus primeras pinceladas plasmando sus sueños y sus vivencias.

“Fue durante un verano. Mi esposo y yo, de pronto, nos vimos solos —nuestros hijos ya se habían ido de casa— y esos niños andaban en la calle o de latosos sin hacer nada. Así que los invité a que hicieran algo de arte”, comentó Bojorquez.

Eran niños de su cuadra, que luego se trajeron a los primos y a los amiguitos de otras ciudades del condado de Los Ángeles.

Pero de cinco o diez se hicieron 20 y fue en aumento: esa aglomeración no gustó a algunos vecinos que, de inmediato, se quejaron con la supervisora Gloria Molina para poner orden.

Esa actitud fue lo mejor que le pudo haber pasado. De esa molestia nació Casa Cultural Saybrook , localizada en el parque Saybrook, en la frontera entre Montebello y el Este de Los Ángeles, y que este año está cumpliendo una década de introducir el arte en los niños que, en su mayoría, provienen de familias de bajos recursos o disfuncionales.

“Alguien me reportó y entonces me mandaron hablar a la oficina de la supervisora Gloria Molina y me dijeron que me iban a cobrar 80 dólares por cada niño que venía a la clase, y que, además, no podía estar en el garaje. ¡De dónde iba a pagar tanto si los niños aportaban una cantidad muy simbólica!”, expresó la experta en arte.

Casa Cultural Saybrook quedó formalmente organizada cuando varios padres de familia y Bojorquez explicaron a la supervisora Molina la funcionalidad del programa, y ella, no solo otorgó el primer donativo, sino también ofreció el espacio para que los niños acudieran a sus clases de arte donde no solo pintan, sino realizan algunas otras disciplinas.

“Esto ha sido un esfuerzo de muchas personas y lo sigue siendo porque, durante el año, vienen cinco o seis artistas locales a enseñarles diversas técnicas”, cuenta la también instructora quien, junto con su hija Beatriz, son responsables de la casa.

“Pero además aquí llevamos a los niños a los museos para que comprendan mejor lo que hacen. Nuestros niños saben y conocen la obra de grandes pintores como Diego Rivera o Pablo Picasso”, añadió.

Un promedio de 6 mil 500 niños, de diversas edades, han pasado por Casa Cultural Saybrook y sus obras han participado en diversos concursos como México de Mis Amores, Herencia Hispana, Africana, Oriental y en el Acuario de Long Beach. “Varias veces hemos ganado los primeros lugares”, comentó con orgullo Bojorquez.

“Esto para mí es un sueño que se realiza en estos niños, porque la mayoría de las veces no solo los instruimos en el arte, escuchamos sus problemas y conocemos de sus emociones a través de la pintura”, relató