¡Ya no hay mañana!

Sueño de conquistar la MLS "a la mexicana" termina hoy con el último partido en la historia de Chivas USA
¡Ya no hay mañana!
Seguidores de Chivas USA le darán hoy el último adiós a su equipo en el StubHub Center de Carson.
Foto: getty images

La historia que comenzó hace 10 años, llena de vida y esperanza, termina hoy como un estrepitoso fracaso deportivo y una vergüenza para la MLS: Chivas USA dice adiós a la liga tras enfrentar al Earthquakes de San José.

Todo hacía suponer que en 2004, cuando Jorge Vergara y Antonio Cué unieron fuerzas y fortunas para establecer la franquicia en Los Ángeles, estaban los elementos en orden para obtener el éxito.

La idea de darle a la afición mexicana de esta ciudad un equipo con los mismos colores, el mismo escudo y la misma filosofía del club más popular en ambos lados de la frontera sería la llave de la prosperidad.

La intención de que el Rebaño angelino fuera un espejo de Chivas de Guadalajara fue en principio un concepto novedoso que fascinó la mente de aquellos aficionados que en suelo estadounidense añoran un pedacito de su tierra.

Al inicio, la fórmula de traer jugadores mexicanos de renombre y crear una atmósfera de fiesta mexicana en cada uno de los partidos que se disputaban en casa funcionó a la perfección.

Las gradas del estadio en la ciudad de Carson rebosaban los colores rojiblancos que en las tribunas reflejaban los niños, mujeres y hombres que asistían en buena cantidad a ver los partidos.

Tener en el mismo equipo de Chivas USA a Ramón Ramírez, Francisco Palencia y Claudio Suarez, todos ellos integrantes en su momento de la selección mexicana, era sin duda algo muy especial que merecía la atención de los aficionados.

La idea original de Vergara y Cué era la de siempre tener a jugadores mexicanos de gran calidad apuntalando el proyecto de la MLS, pero al cabo de unos años el plan se vino abajo.

El distanciamiento entre los copropietarios de la franquicia comenzó a dilapidar el sueño de conquistar “a la mexicana” a la liga estadounidense de futbol.

Vergara dejó de cumplir su parte del trato en el que se comprometía a enviar de Chivas Guadalajara a Chivas USA jugadores en plenitud de forma que pudieran asegurar un éxito deportivo y de taquilla.

Cuando los buenos futbolistas mexicanos dejaron de llegar a Los Ángeles, el equipo cayó en desgracia.

En sus últimas campañas, la historia de Chivas USA fue la de un equipo que entregó pobres resultados deportivos y que sufrió el abandono total de los aficionados.

La franquicia vivió momentos de esplendor en sus primeros años de vida, pero después las cosas cambiaron radicalmente.

En un último intento por salvar el proyecto, Vergara, en enero de 2012, tomó el control absoluto del equipo de la MLS pero para entonces era demasiado tarde, Chivas USA ya estaba desahuciado.

“Fue un fracaso”, reconoció Jorge Vergara cuando a principios de 2014 se vio forzado por la MLS a que entregara la franquicia en forma de venta.

El fin de Chivas USA duele, más que a nedie, a los fieles aficionados que siguieron los pasos del su rebaño.

“Me arrancan un pedazo de mi corazón”, dijo Julio Ramos, al referirse a la muerte de su equipo cuando concluya el partido de hoy