Las carreras STEM son una oportunidad para los latinos

Las carreras STEM son  una oportunidad para los latinos
Varios estudiantes del programa Upward Bound, atienden a una clase en el museo de Ciencias Patricia and Phillip Frost de Miami.
Foto: EFE

Miami

Uno de los retos para el avance de la comunidad latina es la educación que, aunque ha mejorado, tiene una tarea pendiente con las llamadas carreras STEM (ciencias, computación, ingeniería y matemáticas), en la cuales la representación latina todavía es baja.

Según datos del Centro Hispano Pew, en 2012 el 69% de los latinos que se graduaron de la secundaria fueron a la universidad, frente al 66% de los estudiantes en general.

Pero en el caso de los latinos, solamente un 7% se gradúa en las en carreras de ciencias e ingeniería, conocidas como STEM, según algunso estimativos del Censo de 2013.

Desde el Gobierno se busca contrarrestar esta situación, y el presidente Barack Obama se ha comprometido con la misión de que más estudiantes, especialmente de minorías, se decidan por carreras STEM, a las que considera “clave para la creación de empleo y el desarrollo productivo del país en el futuro”.

Los esfuerzos por cerrar esta brecha se están haciendo desde diferentes frentes e implican tanto a los estudiantes como a sus familias, coinciden especialistas en el área.

“La educación de la familia es tan importante como la de los hijos; éstas deben entender que la innovación que controla el poder económico de este país está basado en carreras STEM”, dijo en entrevista la directora del Centro Aplicado de Investigación de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), Inés Triay.

Esta universidad, que tiene un 80% de su alumnado proveniente de minorías, de las cuales el 60% son hispanos, graduó en el año académico 2012-2013 a 1,858 alumnos en carreras STEM, de ellos, 1,092 hispanos.

Las carreras relacionadas con la innovación son un gran movilizador social. Está en manos de padres y maestros —dijo Triay— entender que con educación sus hijos pueden tener una calidad de vida mejor que la que ellos tuvieron.

“Mis maestros fueron mi gran inspiración y gracias a lo que aprendí me enamoré de las ciencias, un campo donde se pueden hacer muchas cosas que pueden cambiar la vida de los seres humanos”, señaló Triay, doctora en Química.

La académica reconoció que el papel de los mentores es fundamental en estas carreras, que no son nada fáciles y requieren de esfuerzo y dedicación.

Con esta idea de guiar a los jóvenes en las “carreras del futuro” instituciones como el Museo Patricia and Phillip Frost de Ciencias de Miami tiene el programa Upward Bound, dirigido a alumnos de secundaria de escuelas en Miami Dade ubicadas en barrios de bajos recursos.

Gracias a Upward Bound se da orientación en ciencias, matemáticas, tecnología y computación a estudiantes de noveno a duodécimo grado que son los primeros en sus familias en ir a la universidad

“Ayudamos a los alumnos a vencer obstáculos sociales, culturales y académicos para lograr dos objetivos: que terminen la secundaria y que vayan a la universidad”, dijo la directora de este programa, Sonia Núñez.

Este programa, que cuenta también con la colaboración de estudiantes de la Universidad de Miami que dan tutorías gratuitas, ha logrado que en los últimos dos años la totalidad de sus estudiantes (unos 60 por año) se graduen de la secundaria y el 95% ingresen a una universidad de 4 años, casi la mitad de ellos en carreras STEM.

“Upward Bound me ha dado muchas oportunidades, es una experiencia muy gratificante que ha cambiado mi vida desde que entré en noveno grado”, dijo el nicaragüense René Pavón, estudiante de décimo segundo grado de la secundaria Miami Senior