Votemos para ponerle fin al status quo

Aprovechen estas elecciones para enviar un mensaje a Washington de que no están conformes con el estancamiento actual
Votemos para ponerle fin al status quo
Usted no está obligado a votar por nadie. Lo importante es votar.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

No pocos votantes latinos se están inclinando a no votar en las próximas elecciones de mitad de término porque no están satisfechos con las alternativas que tienen.

Están cansados con los Demócratas ya que, a pesar de que se pasan hablando de que apoyan una reforma migratoria, en seis años no han logrado nada. El presidente no ayudó a sus correligionarios al incumplir con su promesa de que al finalizar el verano tomaría algún tipo de acción administrativa para impedir la deportación de ciertos grupos de inmigrantes indocumentados.

Pero los latinos también están frustrados con los Republicanos porque estos no hicieron nada para aprobar un proyecto de inmigración en la Cámara de Representantes que está bajo su control.

En primer lugar, a mis conciudadanos latinos, les debo decir que el no votar no es una opción. Nuestra democracia requiere de ciudadanos activos que participen del proceso político. No es un sistema para meros espectadores. El que no vota no aporta a la discusión de los temas de mayor importancia para nuestro país. Para que un ciudadano sea escuchado y respetado debe hacerse oír y la manera más efectiva de hacerlo es a través del voto.

Aprovechen estas elecciones para enviar un mensaje a Washington de que no están conformes con el estancamiento actual y que quieren un cambio que lleve a la aprobación de una reforma migratoria. Demuestren su independencia de criterio; demuestren que ningún partido tiene dominio del voto latino.

En estas elecciones en particular una manera en que los latinos podemos enviar un poderoso mensaje de cambio es votando para que los Republicanos asuman la mayoría en el Senado. Este es el único resultado que cambiaría la dinámica actual en el Congreso. Si mantenemos el status quo, las posibilidades de que se pase una reforma son ínfimas.

En cambio, si los Republicanos controlan ambos cuerpos del próximo Congreso es altamente probable que aborden el tema de la inmigración constructivamente pues saben que necesitan más apoyo hispano para retomar la Casa Blanca en el 2016.

Para el que sencillamente se rehúsa a votar por los republicanos, le recuerdo que todavía tiene otra alternativa para comunicar su disgusto con Washington: dejar la papeleta en blanco. Ir a votar y abstenerse, dejando la boleta en blanco, es un voto legítimo. Usted no está obligado a votar por nadie. Lo importante es votar. La abstención envía el mensaje diáfano de que uno no está contento con ninguno de los candidatos que se presentan para elección.

En fin, opciones hay en estas elecciones. Lo crucial es salir a votar y hacer una diferencia con nuestro voto