Colombia: Amenazas contra la activista Claudia Quintero

Alberto Buitre se especializa en movimientos políticos y contracultura
Colombia: Amenazas contra la activista Claudia Quintero
La activista colombiana Claudia Yurley Quintero Rolón.
Foto: Tomada del Blog de Claudia Quintero

“Vete a Venezuela a ver si de allá sales viva y haznos el favor de no regresar nunca. Guerrillera HPTA!”. “Negra tarada auspiciadora de las FARC”. Estas son algunas de las amenazas y acusaciones que la activista colombiana por los derechos humanos, Claudia Yurley Quintero Rolón, recibe por twitter casi todos los días.

Su acto imperdonable ante los ojos de los agentes anónimos del ultra conservadurismo de su país, es emprender acciones para la recuperación emocional de las víctimas del conflicto armado en Colombia y participar de acciones asociativas contra la trata de personas. Debido a ello, se le acusa de hacer política paralela para la guerrilla.

Estas inferencias apuntan a un personaje de nombre Jaime Restrepo, un abogado ligado al ex presidente Alvaro Uribe Velez, quien se ha pronunciado públicamente como adversario a las mesa de pacificación ente el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC-EP que tienen lugar desde el 2012 en la ciudad de La Habana, Cuba.

A través de su cuenta de twitter @_El_Patriota, Restrepo ha acusado a Quintero de hacer “política paralela”, de ser “aliada de iraníes” y en otra ocasión, dijo textualmente en una mención a la cuenta de la activista: “si no mal recuerdo a usted le tocó irse del Catatumbo y no propiamente por pertenecer a los Boy Scouts”

¿Y si no son los Boy Scouts, habrá querido referirse a organizaciones como la Fundacion Anne Frank, la Red contra la Trata de Personas RATT y la Fundación para una Nueva Vida, con las cuales Quintero colabora?

Jaime Restrepo ha sido cuestionado por la revista nacional Semana por presuntos vínculos con paramilitares. Además, es abogado defensor de la ex directora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), María del Pilar Hurtado, a quien la Corte Suprema colombiana ordenó capturar por espionaje y corrupción, bajo la administración de Alvaro Uribe (http://www.losangelespress.org/politica-de-psicopatas/#sthash.pjL89hl2.dpuf)

A partir de los tweets del abogado Restrepo han venido ocurriendo las amenazas.

Claudia Quintero, o “Gina Escheback” como es su nombre de pluma, es una desplazada del conflicto armado.

Originaria de la región del norte de Santander, en el Catatumbo, huyó del lugar con sus dos hijas y su esposo en el año 2005 tras recibir una serie de amenazas de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Pasó más de cuatro años de exilio en Argentina.

A su regreso a Colombia se incorporó a tareas de recuperación emocional de niños víctimas del conflicto. Sin embargo, desde el año 2013 testaferros anónimos en redes sociales le han acusado absurdamente que reclutar niños para la subversión. En agosto de 2014 se incrementaron.

El problema es que ya existe un antecedente directo que hace a Claudia Quintero temer por su vida y la de su familia.

En septiembre de este año el también activista Jorge Luis Daguer se vio obligado a salir de Colombia luego de un atentado en su contra. Las amenazas contra él llegaron primero vía twitter y después se materializaron en un ataque con arma blanca del que resultó ileso gracias a un chaleco que le había proporcionado la Unidad Nacional de Protección.

Así mismo, las amenazas contra Quintero ya traspasaron lo virtual y han llegado a teléfonos y correos: “Negra hijuep… guerrillera, se van o se mueren” le dijeron desde el teléfono 3102235405, el 18 de agosto de 2014 a las 6:40 de la tarde.

Siempre las agresiones llevan contenido racista, entendiendo que es una mujer afrocolombiana, le llaman “NEGRA Hija de p…”.

Tras el caso del hacker Andrés Sepúlveda – descubierto como parte de un programa para espiar la mesa de paz en La Habana y activo del equipo del ex candidato del uribismo a la presidencia colombiana, Oscar Iván Zuluaga- , es posible para las autoridades de Colombia investigar las amenazas y acusaciones que recibe a diario la activista y otros tantos como ella.

Además, enfrenta una campaña de criminalización y estigmatización. Ha perdido dos empleos por miedo de quienes la emplean a ser alcanzados por la persecución de quienes la amenazan.

Y lo que pide Claudia Quintero es protección para su familia, su propia vida y su equipo de trabajo dentro de la Corporación Anne Frank.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos documentó el asesinato de 39 defensores de derechos humanos en el 2013; 37 en el 2012. No son una estadística más. Han sido personas con un trasfondo de indignación y ánimos de paz que han trabajado por una Colombia sin armas.

“Solicito a las organizaciones de Derechos Humanos difundir mi caso y documentarlo en las bases de datos de agresiones a defensores de derechos humanos, consideramos que éstas agresiones son parte de un plan contra la Paz de Colombia, que lo ejecutan en diferentes niveles incluso incriminando a humildes líderes que con mucho esfuerzo luchamos por un país en paz y más humano”, dice Claudia.

El peor enemigo para la paz de Colombia son los agentes que es esmeran en seguir lucrando con la guerra. El mundo tiene qué saber esto.