Calaveras Literarias Angelinas

Paulina Herrera escribe el blog "Desde nuestra comunidad"
Calaveras Literarias Angelinas
La imagen de La Catrina es de las más representativa en del Día de los Muertos.
Foto: Lucero Amador / La Opinión

El estilo literario de las calaveras se escriben en vísperas del Día de Muertos y se da tratamiento de “muertos” a los personajes que las protagonizan.

Surgieron allá por el año 1849, en el periódico “Socialista” en Guadalajara, Jalisco México.

En las calaveras, se aprovecha para decir en prosa, algunas críticas o comentarios que en cualquier otra circunstancia, no se atreven a mencionar.

A pesar de ser una manera divertida y original de criticar a los vivos, es una tradición a punto de extinguirse.

Con el afán de revivir esta tradición literaria, aquí presentamos algunas de las calaveras inspiradas en personajes de Los Ángeles o con relación a Los Ángeles.

La Gaviota

Llegó una gaviota a Los Ángeles

En una carroza presidencial

La catrina la observó y de inmediato pensó:

“Me haré una peluca rojilla con esa melena especial”

Del Estado Mayor un zopilote brincó

Salvando a la gaviota de una muerte atroz.

Gracias a Dios Televisa, tiene a salvo su inversión

Y la tilica huesuda y flaca tiene un nuevo copete

De un chaparrito trajeado que dijo que era presidente

Y de la vergüenza de su gobierno, de pura pena se murió.

Eric Garcetti

Entre marchas, desfiles y cocteles,

Eric Garcetti se enfermó; el alcalde de Los Angeles,

a todos los concejales contagió

La huesuda en apuros en el panteón organizó

Un maratón de cantantes

Y de premio mayor, la alcaldía ofreció.

Estaba dura la pelea cuando Garcetti se destapó:

Incluso ya en la tumba, planeaba su re-elección

Experto en alianza y festines, con la calaca “transó”

Lo vio tan alto y huesudo que de pareja lo eligió,

Y ahora en el City Hall, son dos para ejercer:

Garcetti cante y cante y la huesuda…

Para servir y proteger.

Sergio Aguirre, vocero migrante ante Peña Nieto

Sergio Aguirre pasó a la enternidad a través del Youtube,

hablando como migrante con los meros meros del tricolor.

La calaca le coloco dos alitas de alambrón

con todo y su gran aura por haber sido de León.

Le dio tanto poder en Facebook

que desde su representación en la Wilshiere y Vermont,

va y viene sin Volaris, llevando votos para el fogón.

“Ta’te quieto Sergio Aguirre”, la muerte le reclamó,

si en Mexico los vivos ya no cuentan ¡menos en el exterior!

Cónsul Carlos M. Sada

Llegó el cónsul Sada a un panteón municipal,

sin chofer y con bastón, la muerte lo desconoció.

“No me lleves a tu lado, flaca de mi corazón,

te prometo que en diciembre

Yo seré tu voluntario, en Ventanillas de Salud”.

Y allá esta Carlitos Sada, convenciendo a la huesuda,

Para que en la Park View monte

su negocio de vapor…

“Aquí tendrás muchos clientes

para tus taquitos de a montón

y a mí déjame tranquilo con

mi clayuda de chorizo y mi chamba diplomática

de gran señor”.

La Viuda de Aldo Sarabia

Murió la viuda de Aldo Sarabia

cantando “Un puño de tierra” en pleno Carnaval.

“Soy una violada inocente”,

declaró Alma Delia en su juicio final

y la calaca muy amiga a su lado se plantó:

“Mi clienta no mató a ningún músico”, dijo sin vacilar

“Y si se echó a un carnicero, vivito lo dejó”,

aportó la huesuda en su defensa

ante el eterno señor.

De cocodrilo las lágrimas

Llegaron hasta el malecón

Sin duda Aldo Sarabia ya descansa en paz,

Pero la viuda y el carnicero, tienen toda la eternidad

Para pagar sus culpas y dormir tranquilos ¡nunca jamás!

“De estos quiero varios, dijo la muerte vivaz,

apuntando a los culpables de un crimen pasional,

así tendré mas “likes” desde Los Angeles a Miramar”.

Lady Iguala

María Pineda se escondió en Los Angeles

Por mas de un mes y mucho más.

Asomó el pescuezo cuando pasó

la noticia de su desaparición,

Quiso regresar de alcaldesa a Iguala,

pero la muerte la privó

de sus dones de gran dama

y como vil prófuga la mató.

Ya tiesa la Pineda, la catrina se asustó

y en lugar de llevarla muerta,

su alma en pena dejó

¿Para qué cargar con ponzoña?

Si en vida fue alimaña,

muerta nadie la extrañará

Así es que Lady Iguala estará perdida un rato,

con su marido sufrido, un tal “guerrero unido”,

que ni el apellido le Abarca-rá

¿será que andarán en Suiza o de Iguala carnes fritas serán?

Jenni Rivera

Jenni Rivera apareció viva

en un show de televisión en Burbank

Dijeron que sería de nuevo la diva

De un show de rápida cocina

Entre platos y lavaderos,

Miró a Rosy actuando

Luego en los comerciales,

Vió a Chiquis cantando

Fue tanta su alegría,

que en pleno escenario

a la pobre aparecida

le dio un paro explosivo

“Vámomos mi huesuda”, le dijo

Jenni a la dama de compañía

“Me va mejor en tu reino,

que aquí con tanta basura”.

Y allá esta mi Jenni Rivera

Como toda una diva,

Y aunque ya no esté viva,

es mucho mas Gran Señora

Que cualquier rica, famosa y latina

Presidente Obama

Obama saludó de mano

a un doctor recuperado

de una extraña enfermedad

Dijo que el ébola le peló los

Dientes al Premio Nobel de la Paz

“I don’t CARE”, dijo Obama muy tranquilo,

-A la media hora cayó

muerto en los brillosos pasillos.-

Ya lo lloran en la Ronda

De los morenos ilustres

Pero la calaca los cayó a todos

Con un discurso divino

“No te vayas todavía

presidente de la nación.

Tienes un gran pendiente

Con la Ley de Migración”.

Levántate, anda y vete

A cumplir con tu deber

No prometas lo que no puedes

Y firma ya la legislación.

Obama se puso negro de indignación

Y un tanto preocupado a la muerte le susurró

“Llévame mejor mi reina

Que si firmó, me quemo vivo

Y si no, igual acabo en el panteón”.