Adicta a los ‘Likes’

¿Quién no ha subido alguna foto pensando que a todos les gustaría, sólo para decepcionarse al notar la indiferencia?
Adicta a los ‘Likes’
Si todos tus amigos insisten en que te estás obsesionando con las redes sociales, quizás tengan algo de razón.
Foto: Shutterstock

virginia.gaglianone@laopinion.com

Sobre gustos no hay nada escrito, siempre y cuando no lo subas a tu muro de Facebook y alguien le haga un “Like”.

Seamos honestos, a todos nos gusta que nuestros amigos de los medios sociales disfruten tanto como nosotros lo que compartimos en nuestro muro. De otro modo, no lo compartiríamos en primer lugar.

¿Quién no ha subido alguna foto, o comentario pensando que a todos les gustaría, sólo para decepcionarse -ligeramente- al notar la indiferencia con la que es recibido? Mientras que otras veces nos sorprendemos cuando un comentario, al que no le dimos mayor importancia, recibe una cantidad increíble de “Likes”, en cuestión de minutos.

Es natural sentirse bien al descubrir que estamos, al menos en parte, en sincronía con amigos y personas que nos rodean. Pero cuando la búsqueda de validaciones digitales y “Likes” se convierte en una adicción, es necesario dejar el celular o la computadora a una lado y cuestionarse la razón.

En la encuesta de Ford de micro tendencias de 2014, el 62% de adultos admitió sentirse mejor acerca de sí mismo, cuando a la gente le gusta lo que postean en un medio social.

Un estudio del doctor Dar Meshi, de la Universidad de Berlin, analizó los cerebros de usuarios de Facebook mientras miraban fotos que habían recibido comentarios positivos. Meshi notó que la sección del cerebro que procesa sentimientos gratificantes de aceptación, comida, dinero, o sexo se activaba al recibir comentarios sociales positivos.

Meshi explicó que al cerebro le gusta poder predecir cuando una acción determinada le dará una recompensa. Pero, como los “Like” son arbitrarios y no siguen una regla predecible, el cerebro continúa intentándolo de manera compulsiva.

Tanto te critican la cantidad de tiempo que pasas en los medios sociales, que has comenzado a cuestionarte si no será verdad.

Compartimos algunas señales que te ayudarán a determinar si las redes sociales se han convertido una adicción, o si sólo son un hobby, que otros no pueden comprender.

* Apagas la computadora para irte a dormir, y te acuestas en la cama con el celular, para chequear, una vez más, por las dudas.

* Te unes a cualquier campaña que encuentras en la web, y la compartes en tu muro, para ver si alguien más te sigue. Da igual si se trata de un proyecto para combatir el hambre y la pobreza en Asia, o si están recolectando dinero para unas vacaciones en Hawaii, si la campaña tiene prospectos de Likes, vale la pena.

* Cuando te presentan a alguien, en lugar de preguntarle su nombre, o de qué trabaja, le pides su dirección de Facebook, y le mandas un pedido de amigo, directamente desde tu celular.

* Te haces Like a todo lo que posteas en tu propio muro.

* Encontrar un comentario o una foto que pueda darte muchos Likes, se convierte en el momento más emocionante de tu día.

* Tu bebé recién nacido, tu perrito y las gatas, todos tienen su propio perfil en Facebook. Todos sabemos que los bebés y los cachorritos son un imán de Likes y comentarios halagadores.

* Cuando tu pareja o tus amigos se quejan porque los ignoras y estás siempre en frente a la pantalla, inmediatamente les haces un perfil en Facebook, para mejorar la comunicación.