Tres pueblos donde “esconden” a los estudiantes de Ayotzinapa

Integrantes de la policía comunitaria afirman que "los han visto en Mayanalán, en Carrizalillo y en las afueras de Cocula"
Tres pueblos donde “esconden” a los estudiantes de Ayotzinapa
A más de un mes de su desaparición no hay rastros de los jóvenes normalistas.
Foto: EFE

México.- Habitantes de tres poblaciones de Guerrero revelaron a la Policía Comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) que han visto vivos a algunos de los 43 jóvenes de la Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa.

Los han visto en Mayanalán, en Carrizalillo y en las afueras de Cocula“, dijo a este diario uno de los dirigentes de UPOEG que encabeza la búsqueda de campo paralela a la que realiza el Estado y por seguridad omite su nombre. “Hay indicios de que podrían estar escondidos en casas de gente que los apoya bajo amenazas“.

Las tres comunidades se encuentran ubicadas justo al norte de la ciudad de Iguala (rumbo al estado de Morelos) y desde mayo pasado habían sido señaladas por comisarios y comuneros como escondrijos de diversas bandas del crimen organizado, algunas células de los Beltrán Leyva y la Familia Michoacana que pelean la plaza.

LEA TAMBIÉN:

Los otros desaparecidos de Guerrero

Familias mexicanas acusan al ejécito de secuestrar a sus hijos

Piden a EEUU presionar más a México por caso Ayotzinapa

En agosto, autoridades ejidales y comisarios de diversas poblaciones del municipio de Tepecocuilco (donde se encuentra Mayanalán) exigieron al entonces gobernador del Estado, Ángel Aguirre, la presencia del Ejército ante los asesinatos, amenazas, extorsiones y asesinatos, incluso contra empleados de la empresa canadiense Golp Corp, que tiene en la localidad una concesión para explotar una mina de oro a tajo abierto.

En Eduardo Neri, donde se encuentra la comunidad de Carrizalillo, los pobladores habían acusado a la Policía Federal de ser parte de las células del crimen organizado.

Por otro lado, los policías municipales de Cocula, son acusados por el gobierno federal de recibir a los estudiantes de Ayotzinapa de manos de sus pares de Iguala, quienes los raptaron el pasado 26 de septiembre.

En la última semana, el gobierno federal reenfocó la búsqueda de los estudiantes de fosas clandestinas enviando a 10 mil elementos hacia diversas comunidades en un rastreo para localizarlos vivos.