Los hijos ciudadanos tienen derechos bajo Obamacare

Los padres, aunque sean indocumentados, tienen la responsabilidad de inscribir a los pequeños en el mercado de seguros de salud

NUEVA YORK – Al igual que millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin documentos legales de residencia, los latinos indocumentados han quedado fuera de la ACA. Ellos no podrán adquirir una póliza privada a través de los mercados de seguro de salud, aunque cuenten con recursos económicos para hacerlo. Tampoco podrán optar por seguros de salud públicos para personas de bajo recursos como Medicaid y CHIP. Mucho menos, podrán obtener créditos tributarios o ayuda financiera federal.

Sin embargo, como aclara Annette Raveneau, portavoz de Get Covered America, los inmigrantes indocumentados que son padres de hijos que han nacido en este país, y que por ende son ciudadanos estadounidenses, sí tienen la oportunidad —y la responsabilidad— de conseguirle seguro médico a esos niños.

“Si esos niños califican para Medicaid o para un plan dentro del mercado de seguro médico, pueden recibir ayuda financiera si los padres ganan muy poco. Pero hay que estar claros, esa ayuda económica es exclusivamente para beneficio de los niños porque son los que están legales en el país”, explica Raveneau.

No serán deportados

En el caso de las familias de estatus mixto, que siguen preocupadas y tienen temor de que un familiar indocumentado puede ser deportado si inscribe a los niños ciudadanos u otros familiares elegibles, las autoridades federales han garantizado que no deben tener miedo.

En un comunicado firmado por el mismo presidente Barack Obama el año pasado, se dijo que si los padres sin documentos inscriben a sus hijos ciudadanos, su estatus migratorio no será investigado por ninguna agencia del Gobierno.

En algunos estados del país, como Nueva York, las mujeres embarazadas, los niños, los ancianos y las personas con discapacidades pueden recibir servicios médicos de emergencia bajo el programa Medicaid, sin importar su situación migratoria. También pueden acudir a centros de salud comunitarios.