Alan Long reelegido al Concilio a pesar de recibir cargo de DUI

Residentes de la ciudad de Murrieta han reelegido al alcalde que renunció luego de ser arrestado por conducir ebrio
Alan Long reelegido al Concilio a pesar de recibir cargo de DUI
El exalcalde Alan Long de la ciudad de Murrieta renunció a su cargo el 20 de octubre durante una conferencia de prensa.
Foto: Captura Youtube

Alan Long, quien renunció hace dos semanas como alcalde de Murrieta luego de chocar contra un auto y dejar lesionadas a cuatro jovencitas y ser detenido por sospecha de manejar ebrio, fue reelegido al concilio de esa ciudad al ser uno de los tres candidatos en recibir más votos en la elección del martes.

Long, de 44 años, recibió 5,339 votos (17%), segundo detrás de Rick Gibbs que recibió 6,262 sufragios (19.95%). También Jonathan Ingram llegará al Cabildo luego de recibir 4,260 votos (13.57%). Había nueve candidatos compitiendo por tres puestos disponibles en el Concilio.

Long, que se desempeña como bombero en el condado de Orange, fue detenido la noche del 16 de octubre tras herir a cuatro jóvenes estudiantes de la secundaria Murrieta Valley en un accidente automovilístico que ocasionó mientras conducía en estado de ebriedad.

Al momento del accidente, la Policía de Riverside le detectó un nivel de alcohol en la sangre de .08.

Las víctimas, todas menores de edad, fueron trasladadas a un hospital local. Dos sostuvieron heridas severas.

Pocos días después de su arresto, el 20 de octubre, Long renunció a su cargo como alcalde de la ciudad del condado de Riverside.

“Creo que una vez se revelen todos los datos sobre el evento y se lleve a cabo el proceso judicial, seré exonerado”, dijo Long en su carta de renuncia.

Long anunció que dimitiría el cargo durante una conferencia de prensa frente al ayuntamiento de la ciudad de Murrieta, donde explicó que quería que se le tratara como cualquier otra persona durante el caso.

Pero aseguró que continuaría como candidato para el Cabildo. Long tendrá que presentarse a la corte el 11 de diciembre.

Long acaparó atención mediática en julio cuando la Patrulla Fronteriza intentó llevar a cientos de familias migrantes que estaban cruzando la frontera en Texas a un centro de procesamiento en Murrieta.

Long se quejó de la falta de respuestas de la Patrulla Fronteriza y criticó la acción del Gobierno federal.

“Este problema debe ser resuelto por el Gobierno federal en Texas. Allá deben destinar recursos y dinero. Si pueden montar una ciudad militar en el extranjero, por qué no hacerlo para los inmigrantes en Texas, en lugar de traerlos por todo el país, de un sitio a otro sin darles el cuidado que necesitan”.