En Los Ángeles hubo un desaire electoral

Como se anticipaba, fue poca la participación
En Los Ángeles hubo un desaire electoral
Hasta el eco se escuchaba en el Centro de Recreo Evergreen en Boyle Heights.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

@Yorshmore

Ya lo habían pronosticado las encuestas, que muy pocos saldrían a votar ayer martes, y se cumplió.

Los centros de votación estuvieron desolados. Hasta el eco se escuchaba en el Centro de Recreo Evergreen, a donde debían acudir cerca de 5 mil votantes de Boyle Heights.

Ahí, donde la mayoría de los votantes son latinos, menos del 10% de la lista de votantes registrados había acudido a votar luego de ocho horas de la apertura de casillas.

“Como que hay muy poquita gente”, comentó Margarita Torres, de 64 años de edad, originaria de Durango, México, pero quien desde hace cinco años, cuando se hizo ciudadana estadounidense, nunca se ha perdido la oportunidad de ejercer su voto.

“¿Por qué? Porque tengo nietos y me interesa que todo vaya progresando para el bien de ellos”, mencionó.

Ni los incentivos que ofrecieron algunos centros de votación animaron a los votantes, como en el Hotel Luxe de Bel Air, donde ofrecieron valet parking gratuito, bebidas y bocadillos.

Durante un recorrido por cinco centros de votación, donde el padrón suma 6,165 votantes registrados, sólo 500 personas habían sufragado a cuatro horas del cierre, es decir, el 8%.

“Cuando hay más votantes es en las elecciones presidenciales”, dijo una funcionaria de casilla. “A mi me tocó la de Obama y ahí sí tuvimos como 600 votos, en cambio hoy sólo hemos tenido como 100”.