Monitoreo de ofensores sexuales excede límite estatal

Agentes de libertad condicional no se dan abasto para monitorear a ofensores sexuales
Monitoreo de ofensores sexuales excede límite estatal
El Departamento de Cárceles indicó que en promedio un agente de libertad condicional solo puedes estar al cargo de 30 ofensores sexuales.
Foto: Archivo

Casi dos tercios de los agentes de libertad condicional que monitorean a ofensores sexuales manejan un número de casos que excede los estándares del Departamento, según una revisión del sistema correccional estatal dada a conocer esta semana.

Se supone que los agentes deben supervisar 20 a 40 exconvictos en libertad condicional, dependiendo de cuántos sean ofensores de alto riesgo.

Pero en 14 de las 37 unidades responsables de supervisar a ofensores sexuales, todos los agentes tenían un número de casos que sobrepasaba esos niveles.

El análisis se realizó en agosto.

El reporte también criticó la efectividad del monitereo a través de GPS (Sistema de Posición Geográfica) y las restricciones de vivienda implementadasa con la Ley Jessica, una medida aprobada por los votantes en 2006. El Inspector General del Estado indicó que dichas restricciones derivaron en que más ofensores fueran indigentes y más recursos para monitorearlos.

El Departamento de Cárceles indicó que, en promedio, cada agente está a cargo de alrededor de 30 exconvictos en libertad condicional.

Voceros del Departamento agregaron que están en el proceso de contratar más personal y que la sobrecarga de casos podría deberse al número de agentes que se retiran y que es algo temporal.

En uno de los casos citados en el reporte del Inspector General, un agente en Riverside era responsable por monitorear 22 ofensores sexuales de alto riesgo y 37 otros de menor riesgo. Los estándares limitan esas cifras a 20 ofensores sexuales de alto riesgo y no más de 40 en total.

Hace cuatro años, la Junta de Manejo de Ofensores Sexuales recomendó que los agentes no supervisaran más de 20 ofensores sexuales en total. Pero el reporte del Inspector General indica que las autoridades del Departamento de Correccionales no han adoptado esas recomendaciones.

El senador estatal Darrell Steinberg solicitó el reporte después del arresto en abril de este año de Steven Gordon y Fran Cano, dos ofensores sexuales indigentes que estaban registrados como residentes de Anaheim.

Gordon, de 45 años, y Cano, de 28 años, enfrentan cargos de violar y matar a cuatro mujeres relacionadas con la prostitución en el condado de Orange, todo esto mientras estaban bajo supervisión de agentes de libertad condicional.

Aunque era prohibido que estos hombres estuvieran en un mismo lugar, registros y entrevistas sugieren que ellos violaban los términos de su libertad condicional continuamente. Ambos también portaban brazaletes de GPS, pero sus agentes de supervisión nunca usaron la información para conectar los lugares donde se ubicaban. Y en dos ocasiones cortaron esos brazaletes y huyeron a otros estados.

Gordon y Cano se han declarado no culpables de los cargos en su contra. Su próxima presentación en corte es el 14 de noviembre.

El Departamento de Correcciones y Rehabilitación estima que gastó cerca de 7.9 millones de dólares para monitorear más de 6,000 ofensores sexuales en libertad condicional con monitores de GPS en el último año fiscal, una reducción de 12.4 millones de dólares hace cuatro años.