Alimentos que envejecen

Lo que comes tiene incidencia directa en la buena o mala condición de tu piel
Alimentos que envejecen
Consumir alcohol en exceso puede hacer envejecer.
Foto: Shutterstock

¿Qué tanto influye la alimentación en el proceso del envejecimiento? Mucho. Es por ello el popular dicho que reza: “eres lo que comes”.

“La alimentación es un factor determinante en el rápido o lento proceso en el que se empiezan a sentir y ver los efectos del envejecimiento”, dice la dietista registrada Silvia Delgado, con práctica en Kaiser Permanente Los Ángeles.

“Lo que comemos afecta nuestra salud física y mental, al igual que nuestra apariencia física”, agrega.

Y ante estas claras premisas, en nosotros mismos recae el vigilar y controlar lo que comemos y cómo lo hacemos.

El consumo ocasional de algunos alimentos poco saludables es permitido; sin embargo, los problemas surgen cuando convertimos a ciertos alimentos nocivos como parte de nuestra dieta diaria”, detalla Delgado, enumerando a continuación cinco alimentos súper nocivos para la piel y la salud.

Aunque el sodio es un elemento que el cuerpo necesita para funcionar correctamente, consumirlo en exceso es la causa de numerosos problemas de salud. Muchos alimentos enlatados y procesados, como las carnes frías, tienen un alto contenido de sodio que eleva la presión arterial y genera la retención de agua que se refleja en la hinchazón del cuerpo.

“Los adultos deben limitar el consumo de sodio a 2,300 mg. por día, y quienes padecen de hipertensión arterial deben consumir menos de 1,500 mg. Para ponerlo en perspectiva, una cucharadita de sal de cocina contiene 2,300 miligramos de sodio, la cantidad máxima que se debe comer en un día”, explica la nutricionista.

Los alimentos altos en grasas trans obstruyen las arterias, lo cual afecta la circulación, y ésto disminuye la elasticidad de la piel. Estas grasas se usan en alimentos procesados y en la preparación de mucha comida rápida o chatarra. Las grasas trans pueden aumentar los niveles del “colesterol malo” en el cuerpo y disminuir los niveles del “colesterol bueno”. Algunos ejemplos de alimentos que contienen grasas trans son, la margarina, las galletas, papas fritas, botanas fritas congeladas y ciertos aderezos para ensaladas.

Aparte de ser dañina para los dientes, el exceso de azúcar se adhiere al colágeno, lo que hace que la piel se vea rígida. El exceso de azúcar contribuye al incremento de calorías, que aumenta el riesgo de padecer de obesidad, diabetes y enfermedades del corazón.

“El azúcar es necesario para proporcionar energía a las células, no obstante cuando su consumo es excesivo, la glucosa se une a las proteínas, entre ellas la elastina y el colágeno, para poder transportarse a las células, y esto produce una especie de rigidez del colágeno que provoca la pérdida de sus propiedades, dando como resultado flacidez y caída de la piel. La mejor opción para evitar que esto suceda, es obviar los carbohidratos refinados en la comida (pasteles, galletas, etc).”, detalla Delgado.

El consumo en exceso de bebidas alcohólicas deshidrata nuestra piel, lo cual causa que nuestro rostro se vea arrugado, ojeroso, hinchado y con un tono rojizo.

Estudios han demostrado que el consumo de alcohol en exceso afecta de forma directa a la vitamina A que almacenamos en el cutis, provocando que la flexibilidad de la piel se pierda de manera más rápida y, como resultado, las arrugas y líneas finas de expresión aparecen tempranamente. Además, se genera más cantidad de piel muerta.

El exceso de cafeína de los refrescos, el café o las bebidas energéticas “puede interferir con el sueño”. Estudios han comprobado que “la falta de sueño puede causar arrugas, cambios en la pigmentación de la piel y reducción en la elasticidad de la piel”.