El show de la NBA conquista al público mexicano

Houston gana a Minnesota en un juego que encandiló a los asistentes de la Arena Ciudad de México

Corey Brewer (c) de Timberwolves de Minnesota intenta convertir una cesta ante Trevor Ariza (d) de los Rockets de Houston.
Corey Brewer (c) de Timberwolves de Minnesota intenta convertir una cesta ante Trevor Ariza (d) de los Rockets de Houston.
Foto: EFE

El show de la NBA concretó, por fin, su parada en la capital mexicana. Los aficionados que asistieron a la Arena Ciudad de México disfrutaron del duelo entre los Timberwolves de Minnesota y los Rockets de Houston, que se llevaron la victoria por 113-101.

Atrás quedaron los sinsabores de hace un año con el malogrado partido entre los Spurs de San Antonio y los Timberwolves, que se suspendió debido a los fallos de un transformador.

Este día, Minnesota actuó como local, pero ambos equipos se sintieron como en casa ya que los aficionados festejaron al máximo las jugadas y los tiros espectaculares de los dos conjuntos.

El hombre del partido fue Dwight Howard, de los Rockets, quien con sus 22 puntos, algunos bloqueos y asistencias encendió a los seguidores. Incluso, se atrevió a saludar a los aficionados con un sonoro “Hola”.

La promesa, tanto de los organizadores como de los equipos, para los 18.000 aficionados era vivir un partido de la NBA como en los Estados Unidos y no fallaron en su intento.

Desde el calentamiento, los equipos fueron alentados y el “ambiente NBA“, con mascotas y grupos de animación por delante, se apoderó de la arena.

En cada pausa del partido, corta o larga o después de cada falta, diferentes ritmos musicales como hip-hop, rap, rock and roll y música electrónica salió de las bocinas para motivar a las gradas.

Las mascotas de cada equipo también fueron parte importante del show. “Clutch”, de los Rockets, y “Crunch”, de los Timberwolves, quien se paseó con un sarape y un sombrero de charro, conectaron de inmediato con los aficionados.

No faltaron los “souvenirs” arrojados al público ni los concursos para ganarse algunos artículos de los patrocinadores, que la gente reclamaba con alegría.

Tampoco quedaron fuera los invitados especiales como el alemán Detlef Schrempf, quien jugó 16 temporadas en la NBA y destacó con los desaparecidos Supersónicos de Seattle. O el luchador de UFC, Caín Velázquez, quien promueve una función que se llevará a cabo el próximo sábado en esta arena

El partido comenzó igualado en la pizarra y al final del primer cuarto Houston se colocó con 28-26; en el medio tiempo salió con una ventaja de 53-49; en el tercer periodo tomó una distancia de 13 puntos y se adelantó con un marcador de 82-69 y cerró el partido con un implacable 113-101.

De esta forma, la NBA cumplió su parte y el público mexicano hizo el resto para darle forma, tras una larga pausa, a un partido de temporada regular, que según los organizadores y tras el éxito obtenido, promete repetirse el próximo año.