Cinco alimentos para tu cerebro

La alimentación es esencial para la buena memoria y la prevención de algunas enfermedades neurodegenerativas como el mal de Alzheimer

Por Patricia Prieto

patricia.prieto@laopinion.com

La alimentación es para el cuerpo como la gasolina es para el auto. Implícitamente esto quiere decir que para que los órganos del cuerpo funcionen bien hay que nutrirnos bien.

En el caso particular del cerebro, hay ciertos alimentos que ayudan a mantenerlo alerta, tener buena memoria y, ante el resultado de algunos estudios, hasta prevenir y retardar el proceso de algunas enfermedades neurodegenerativas como el mal de Alzheimer.

“Desde hace varios años los estudios en torno a la demencia, el Alzheimer, la capacidad cognitiva y la buena memoria ha identificado ciertos alimentos que son buenos para el cerebro y ayudan a mantener las neuronas saludables y alertas“, dice la dietista registrada Claudia González, con consulta en Miami, Florida, y autora del libro ‘Gordito no significa saludable’. Ella describe algunos de los alimentos que son benéficos para la materia gris.

Las sardinas, el atún, la anguila y las anchoas ayudan a mantener las células del cerebro saludables, alertas y bien conectadas por su gran contenido del ácido graso Omega-3, una sustancia que “en la actualidad se está usando bastante en el tratamiento de enfermedades psiquiátricas como la depresión o la esquizofrenia por ayudar en la estabilidad cerebral y el estado de ánimo”.

Los frutos secos —especialmente las nueces, almendras y avellanas— tienen un alto contenido de vitamina E que ayuda en la prevención de las enfermedades del cerebro y del sistema nervioso como la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Según los estudios, “la vitamina E podría retardar el empeoramiento de la pérdida de memoria en las personas con Alzheimer moderado”, acota González, dietista graduada en la Universidad Internacional de Florida.

Sin embargo, dicen los mismos estudios, no parece prevenir la progresión de la enfermedad desde la pérdida leve de memoria hasta la etapa en que diagnostica la enfermedad.

Estas frutas tienen un gran contenido de antioxidantes que ayudan con la memoria cognitiva, es decir, con nuestra capacidad para calcular, estar atento y recordar. “Esta memoria cognitiva es vital en nuestras vida, porque la necesitamos desde que empezamos nuestra vida escolar hasta el fin de nuestros días”, señala González.

Las manzanas contienen antioxidantes y una sustancia llamada acetilcolina, “un neurotransmisor es esencial para la memoria y que ayuda a combatir a los radicales libres que conllevan a un posible Alzheimer”.

Hace unos días, un estudio en torno al chocolate negro volvió a comprobar que éste —al igual que el té y las uvas— posee un antioxidante llamado epicatechin (del grupo de los flavonoides), “que ayuda con la buena circulación de la sangre por el cerebro y a mantener la memoria cognitiva”.