UFC 180, una noche imborrable

La mirada de un peleador es como la de una leona al acecho. Concentración máxima, sin parpadeos, nada de perder la atención porque ganar o caer va en ello
UFC 180, una noche imborrable
Una noche inolvidable en México
Foto: Gustavo Martínez

UFC 180 fue un alarido inmenso, exaltación y excitación. Torbellinos de emociones con nueve peleadores con sangre mexicana en la primera cartelera de esta empresa en México y un nuevo campeón interino de peso completo.

Dana White puede estar satisfecho. De hecho, se le notaba alegre, con esa luz en el rostro de quien puede decir “misión cumplida”. La Arena Ciudad de México registró una asistencia cercana a los 21,000 espectadores. Por ello el “ay, ay, ay ay, canta y no llores” del Cielito lindo era una voz melodiosa pero imponente. Según el hombre fuerte de la UFC, el del sábado 15 de noviembre ha sido el evento más multitudinario en el recinto mexicano.

Fue con ese mismo Cielito lindo que el brasileño Fabricio Werdum entró a escena. “Lo hice porque quiero mucho a México y como un homenaje a Caín Velásquez, quien por la desafortunada lesión no pudo pelear hoy. Si él hubiera estado yo no habría escogido esa canción”. Werdum, nuevo campeón interino de peso completo, supo venir de atrás para, con un rodillazo salvaje, someter en el segundo capítulo a Mark Hunt, quien fue amo absoluto del primer round.

Werdum también estaba hipnotizado por el ambiente de la velada. Hubo cantos, consignas en favor de un México en horas tristes y hasta la ola, que apareció en el recinto cuando la función estaba en su momento cumbre.

El éxtasis alcanzado tuvo origen en la implacable demostración de Kelvin Gastelum. “La de hoy ha sido la pelea más importante de mi carrera, es el día más feliz”, dijo el verdugo de Jake Ellenberger, y quien en sus gritos de “¡Viva México!” dejaba el alma a una afición entregada, a sus pies y agradecida por ese primer y único round de una alegría eterna.

El mexicano lucha, no se rinde”, gritaba el eufórico Enrique ‘Bure’ Briones, quien en el segundo round, tras un uppercut estelar, logró la rendición del ‘Ninja’ Guido Ganetti. El argentino, sin duda, fue el peleador más reprendido por la afición que casi llenó el recinto.

La de el ‘Bure‘ fue la segunda contienda de una cartelera remendada, pero no por ello poco espectacular. Por el contrario, la pasión fue un río revuelto, agua incontrolable en un sábado intenso y cuyo éxito será recordado por siempre porque la expedición de UFC en México rozó la gloria.

Y a ese edén también arribaron Alejandro ‘Diablito’ Pérez y Yahir ‘Pantera’ Rodríguez, quienes debieron llegar a la decisión unánime e incluso probar sorbos de su propia sangre para vencer a José ‘El Teco’ Quiñones y al ‘Chimmy’ Eduardo Morales, respectivamente, y asegurarse un contrato como parte de la nómina de peleadores de UFC.