Werdum y Gastelum encuentran oro

El brasileño y el mexicano salieron con el puño en alto en sus combates
Werdum y Gastelum encuentran oro
Foto: Twitter Record

Ser campeón es saber dominar, pero ser campeón también es tener capacidad para volver. Fabricio Werdum no era dueño del combate, tres veces había visitado la lona lanzado al vacío por los certeros golpes de Mark Hunt, un derrumba edificios que se sentía cómodo con sus pasos y decisiones sobre el octágono, sin pensar si quiera que en un segundo la historia cambiaría y el cinturón interino de peso completo de UFC sería para el de Porto Alegre, Brasil.

‘Vai Cavalo’ lucía sorpresa y cierto apuro en el rostro. Tras los primeros cinco minutos el ‘Super Samoan’ Hunt había mostrado una autoridad incontestable. De golpes certeros y veloces movimientos de cabeza y cintura, el de neozelandés había librado los mejores intentos del sudamericano.

“¡Hunt!” “¡Hunt!” ya coreaba la afición de México, país sede de la función 180 de UFC, pero de la nada, como un relámpago, apareció una rodilla de Werdum. El brasileño engañó con una intención de atacar por debajo y Hunt cayó en la trampa, bajó la cabeza sin protección y ahí golpeó la rótula del brasileño. El resto fue una cascada de impactos en el rostro de su rival, dos segundos, quizá tres y todo terminó. Poco más de un round transcurrió para conocer al campeón de peso completo.

Si bien Werdum volverá a casa con un fajín que lo encumbra como campeón, el gran ganador fue Kevin Gastelum, quien envuelto en la bandera de México lanzaba un grito desgarrador: “¡México… Viva México!”, emitía desde la profundidad de su corazón. No era para menos, su victoria, gestada gracias a un mataleón de academia significa, así lo dijo ante las cerca de 20 mil almas en la Arena Ciudad de México, el triunfo más importante de su carrera.

Gastelum acabó en el primer round con Jake ‘The Juggernaut’ Ellenberg, cuyos puños, dinamita para otros, poco efecto causaron en el cuerpo y rostro del aún invicto peleador.

El mexicano, campeón más joven de The Ultimate Fighter (temporada 17), su combate, fue quien dictó el ritmo de la contienda con el poder de sus puños y su cada vez más depurada técnica de jujitsu, misma que tras romper un scramble y hacer un giro de espalda, le permitió, entre la ovación de un público que anticipaba el desenlace, ejecutar el letal mataleón.

Ricardo Lamas fue el tercer protagonista. También provocó el alarido de la multitud porque es imposible dejar de sentir cuando la pelea ya está encaminada a su favor y el de Chicago, para mala fortuna de Dennis ‘The Menace’ Bermúdez, no quiso alargar la velada y fue concluyente. El estadounidense, mezcla de sangre mexicana y puertorriqueña, puso punto final a su batalla en el primer asalto gracias a un fulminante recto de mano izquierda y el sello de su carrera: una guillotina devastadora.