Ofensores sexuales podrán mantener total anonimato vía Internet

Una corte federal de apelaciones baso la decisión bajo los derechos de la primera enmienda

La identidad de las víctimas se mantendrán anónimas una vez en web, pese a ser registrados como ofensores sexuales.
La identidad de las víctimas se mantendrán anónimas una vez en web, pese a ser registrados como ofensores sexuales.
Foto: EFE

En una decisión victoriosa para defensores de la libertad de expresión en Internet, una corte federal de apelaciones estableció el martes que ofensores sexuales no serán obligados a proveer sus cuentas de correos, o nombres de usuario en Internet, a autoridades estatales de California.

El Tribunal de Apelaciones del Distrito 9, compuesto de 3 jueces, estableció que una de las medidas aprobadas por medio de la Proposición 35 violaba los derechos de libre expresión establecidos por la primera enmienda.

La proposición 35 de California, aprobada por votantes en las elecciones del pasado 6 de noviembre del 2012, impuso sentencias penales más severas para los traficantes de personas y los obligó a registrarse como ofensores sexuales. Sin embargo, la proposición también estableció que ofensores sexuales deberían proveer sus cuentas de Internet a autoridades, incluyendo cuentas de correo y redes sociales, privándolos de libertad al navegar la web.

Según la organización ACLU y la fundación Electronic Frontier, opositores de la ley conocida como “El acta de Californianos Contra la Explotación Sexual”, el documento legal era demasiado ambiguo, y no se aseguraba a los ofensores de mantener su información confidencial al ser entregada a las autoridades.

Desde su apoyo en las elecciones, un juez del distrito en San Francisco bloqueó la imposición de la ley. Sin embargo, la fiscal general, Kamila Harris, quien apoya la medida, podría solicitar a otra corte del mismo distrito reconsiderar el caso.

La decisión del martes solo afectará a la medida de Internet de la Proposición. La Corte estableció que ofensores sexuales registrados, que han cumplido con su sentencia bajo libertad condicional, podrán ejercer su derecho de libre expresión al estar conectados en Internet.