México: El Águila y la Serpiente

César Leo Marcus escribe sobre inmigración y otros temas de interés para la comunidad latina
México: El Águila y la Serpiente
El problema es que, en la historia de México, el águila nunca termina de devorar a la serpiente.
Foto: Morguefile

El escudo nacional de México se inspira en la fundación de Tenochtitlan, actual ciudad de México, cuando el Dios Huitzilopoztli indicó a los Mexicas que establecieran su ciudad donde encontraran a un águila posada en un nopal devorando una serpiente. El problema es que, en la historia de México, el águila nunca termina de devorar a la serpiente, incluso en las últimas décadas es la serpiente quien está venciendo al águila, ya que mediante la corrupción y el narcotráfico, se creó una serpiente de dos cabezas que es alimentada por políticos, policías, sicarios, traficantes y varios tipos de lacras sociales.

La realidad actual de México no es fácil de digerir, los 43 estudiantes desaparecidos y/o asesinados son solo la punta de un iceberg que fue creciendo en las últimas décadas y nadie deseaba ver, pero que ahora sale a flote a pesar de querer disimularlo, un iceberg que esconde más de doscientos mil muertos y desaparecidos, fruto de la fracasada lucha contra el narcotráfico y del aumento de la pobreza, que acrecienta la división de clases sociales, donde la única alternativa de los jóvenes es ingresar en los cárteles o pandillas del narcotráfico.

El mundo de la narco-cultura

En el México de Diego Rivera y Octavio Paz, que engrandecieron la cultura, creció un sub-mundo cultural, una nueva cultura mexicana, que se transmite mediante telenovelas, películas, canciones, y revistas de actualidad, donde lo más importante es: riqueza desmesurada, viviendas lujosas, armas, joyas, bellas mujeres y música popular de bandas gruperas. Incluso para adaptarse a la tecnología, hoy podemos encontrar esta narco-cultura en Internet, en páginas digitales dedicadas a algún “célebre” traficante, con un idioma muy bien identificable, como: ejecuciones, decomisos, prisiones, balaceras y vehículos blindados, por ejemplo el buscador Google, ubica el término “narcotráfico” como uno de los más buscados con más de 19 millones de referencias en el ciberespacio. En el caso de Facebook, todos los cárteles de la droga y el narcotráfico, aparecen en la red, los usuarios se inscriben como “seguidores” de alguna organización, colocan mensajes en sus portales y participan en la comunidad virtual. En YouTube se pueden encontrar multimedios con narcocorridos, arrestos de presuntos traficantes, ejecuciones de rivales, enfrentamientos en las calles grabadas por transeúntes, persecuciones, narco mantas colocadas en avenidas y puentes, arsenales decomisados, cateos a viviendas de sospechosos, entre miles de videos que todos los días son colocados en la red. También forman parte de la subcultura del narcotráfico el envío de correos masivos, amenazas contra ciudadanos, advertencias sobre atentados, legitimación social para combatir a alguna organización delictiva, denuncias contra policías o militares, entre otros temas.

El dinero del narcotráfico

Hace pocos años, un informe del Senado de los Estados Unidos de América decía que miles de millones de dólares provenientes del narcotráfico se filtraron en el sistema financiero estadounidense, y que varios bancos lavaron grandes sumas de dinero proveniente de México, a lo que el Congreso de los Estados Unidos llamo “cultura contaminada”. Según este informe el principal banco “contaminado” fue el Hong Kong and Shanghai Banking Corporation, conocido por sus iniciales HSBC, con oficinas centrales en Londres, que triangulaba las cuentas de los clientes de la Ciudad de México con sus sucursales en la Ciudad de Miami y las islas Caimán, donde fluía el dinero “contaminado” sin ningún control, el informe estimo que habia más de 24.000 cuentas “contaminadas”. Uno de los clientes más “famosos” del HSBC de la ciudad de México fue Zhenly Ye Gon, un ciudadano chino-mexicano dueño de tres empresas farmacéuticas, al que en el 2007, una operación conjunta del gobierno mexicano y la DEA le incauto más de US$205 millones en efectivo, de su residencia en México, por cargos relacionados con la fabricación y venta de productos químicos a carteles de la droga para su uso en la fabricación de metanfetamina.

Como matar la serpiente

Todos los economistas y analistas políticos coinciden que la “gasolina” que mueve el motor del narcotráfico es el dinero, y quien cierre este “grifo” lo detendrá rápidamente, por esa razón todos los entendidos coinciden que la lucha contra el narcotráfico no es con las armas, sino con computadoras y regulaciones bancarias. Varias veces criticamos, desde esta columna, al gobierno mexicano, en su estrategia contra el crimen organizado, por no atacar suficientemente las finanzas de los carteles, y sus intentos por filtrar sus ganancias en el sistema financiero nacional e internacional, ya que las leyes regulatorias aprobadas son totalmente insuficientes y fáciles de saltar o corromper, por ejemplo (como está demostrado en Guerrero y varios estados), con la “complicidad” de políticos y policías.

Por ejemplo todos sabemos de las gigantescas inversiones hoteleras o inmobiliarias acrecienta la corrupción, asociando a los políticos con policías y narcotraficantes, el problemas es que en México no existe ninguna ley que controle estas inversiones y ninguno de los tres partidos políticos más importantes ha tratado de generar una ley de control a la inversión de divisas. Será que no conviene porque TODOS están metidos en la misma bolsa…

Hasta la próxima semana.