Peña Nieto: la violencia esconde las reformas

El mandatario comienza su tercer año a cargo

Vehículos quemados en Chilpancingo,  Guerrero, en una nueva jornada de protestas.
Vehículos quemados en Chilpancingo, Guerrero, en una nueva jornada de protestas.
Foto: EFE

México

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo ayer que le queda mucho por hacer al cumplir dos años en el poder, en medio de una profunda crisis social por la desaparición de 43 estudiantes hace más de dos meses en el sur del país.

“Nos falta camino por andar y estamos en esa ruta, tenemos que ser perseverantes”, afirmó el mandatario durante un acto público en el sureño estado de Chiapas.

Peña Nieto ha visto empañado el inicio de su tercer año de Gobierno por la crisis desatada por la desaparición de 43 estudiantes de una escuela rural para maestros en la ciudad de Iguala., en el sureño estado de Guerrero, a manos de policías corruptos y criminales.

El caso evidenció la infiltración del crimen organizado en las esferas del poder político, el drama de los desaparecidos y la persistente violencia en el país, y dejó en un segundo plano las once reformas estructurales impulsadas por Peña Nieto en sus primeros 20 meses de mandato.

Para hacer frente a la crisis, Peña Nieto anunció el jueves pasado un decálogo de medidas para mejorar la seguridad, la aplicación de la justicia y el combate a la corrupción e impunidad, incluidas tres reformas constitucionales.

El mandatario confirmó que ayer había enviado esas iniciativas al Congreso para eliminar la infiltración del crimen en las alcaldías, redefinir el sistema de competencias en materia penal y crear corporaciones policiales únicas en los 32 estados del país http://www.laopinion.com