La monstruosa cara de los Nets

Brooklyn derrota a San Antonio en tiempo extra con 26 puntos de Teletovic y se gana los elogios de Popovich
La monstruosa cara de los Nets
Mirza Teletovic (izq.) agarra un rebote ante Tim Duncan. El bosnio fue la figura del partido.
Foto: Getty Images

BROOKLYN, NY – “Según avance el año, Brooklyn va a ser un monstruo”.

Así de claro lo tiene Gregg Popovich, técnico del equipo campeón de la NBA, que alabó a los Nets por su victoria ante San Antonio 95 – 93 en tiempo extra en el Barclays Center.

Cuando parecía que habían tocado fondo, Brooklyn ha dado lo mejor de sí mismo para firmar dos victorias en días consecutivos, primero en casa de su máximo rival y el miércoles ante los actuales campeones de la NBA.

Si bien ganar en el Madison Square Garden no es gran cosa hoy día, derrotar a San Antonio es una hazaña. Los de Texas habían ganado al hilo sus ocho últimos partidos y no habían perdido con un equipo de la Conferencia Este desde el 10 de febrero (16 partidos). Desde que se mudaron a Brooklyn, los Nets han jugado 24 veces contra San Antonio. Ésta ha sido tan solo su tercera victoria.

Pero el triunfo no llegó sin su dosis de drama. Brooklyn tuvo una ventaja de 15 puntos en el tercer cuarto y dominaba con facilidad pasada la mitad del último periodo. Pero en dos minutos los Spurs fueron capaces de recortar con triples de Manu Ginobili y Danny Green, éste último a falta de 2.4 segundos, tras dos tiros libres anotados antes por Deron Williams que parecían asegurar la victoria. Joe Johnson tuvo opción de evitar la prórroga, pero falló un tiro forzado.

“La forma en que metieron ese triple para mandarnos a la prórroga fácilmente podía habernos hundido, pero no lo hizo”, explicó el técnico de los Nets, Lionel Hollins.

El tiempo extra arrancó con un triple del propio Williams. Luego anotó Johnson, pero otro triple de Green ponía el partido para cualquiera. Las últimas oportunidades para San Antonio las tuvo en sus manos Ginobili, que falló dos triples en el último minuto, el segundo a falta de pocos segundos para poder ganar el partido.

“Es una lástima”, se lamentó el argentino. “Jugamos mal, recuperamos y tuvimos hasta el tiro para ganar. Pero llegamos a esa situación porque no jugamos bien antes”.

Su compañero Tim Duncan fue aún más crítico. “Jugaron mejor que nosotros durante tres cuartos y medio. Nosotros sólo jugamos mejor durante medio cuarto”, comentó en el vestuario tras el partido. “Manu tuvo dos buenos tiros para ponernos arriba, pero no entraron. Ésa fue la diferencia”.

En un partido plagado de all stars, la figura fue Mirza Teletovic. El bosnio de los Nets anotó 26 puntos (5 de 7 en triples) y batió su récord de rebotes con 15.

“Sabía que The Ticket (Kevin Garnett) no estaba jugando y KG había sido nuestro mejor reboteador los últimos partidos, así que tenía que dar un paso al frente”, dijo Teletovic.

La ausencia de Garnett –el veterano centro sí había jugado 24 horas antes en la victoria frente a los Knicks- frustró una de las últimas posibilidades de ver frente a frente uno de los duelos clásicos de los últimos 15 años en la NBA: Tim Duncan vs. KG.

Quince rebotes también aportó Brook López, que esta vez sí jugó los tramos decisivos del partido y anotó dos de sus 16 puntos en el último minuto.

“Lionel me dijo que estuviera preparado para tirar. Me preguntó si estaba listo para lanzar y le dije que lo estaba. Tenía confianza, fue recto y entró”, comentó López sobre su tiro clave.

Brooklyn fue capaz de dejar a San Antonio en un 35.6% de acierto en tiro, el porcentaje más bajo de todos sus oponentes este año.

“Nuestro primer equipo estaba roto en ejecución y competitividad. Estuvieron realmente decepcionantes”, comentó Popovich, entrenador de San Antonio. “El segundo grupo nos salvó”.

En el tercer cuarto los Spurs sólo anotaron 16 puntos. Antes, durante la primera mitad San Antonio lideraba en el marcador, pero nunca con grandes ventajas. El descanso vino bien a los de Hollins, que castigaron con el tiro exterior a los Spurs hasta lograr una ventaja máxima de 15 puntos. Un Williams muy activo encontraba una y otra vez abiertos a Teletovic y Bojan Bogdanovic detrás de la línea de tres puntos. El clave tercer cuarto se cerró 68-58 para los locales.

Pero San Antonio no es un equipo que se rinda con facilidad. Una racha casi al final del cuarto periodo les llevó hasta el tiempo extra y al final el partido pudo haber caído de cualquier lado.

“Los Nets quisieron el partido más que nuestros titulares”, afirmó Popovich. “Creo que Brooklyn puede ser un gran equipo. Tiene juego interior y exterior. Se dejaron la piel. Son agresivos y compartieron el balón porque no son egoístas. Están entrando en el sistema del coach Lionel Hollins. Él es un coach buenísimo y están aprendiendo”, comentó el considerado mejor técnico de la liga.

Las dos victorias en días consecutivos dejaron un buen sabor de boca a Joe Johnson, la estrella de Nets que hace pocas semanas criticaba a sus compañeros por “egoístas”.

“Espero que podamos hacer de esto el principio de algo”, confió.