Debacle que ensucia el prestigio de los 49ers

El rendimiento de San Francisco es mediocre, pero la actitud de su quarterback es patética
Debacle que ensucia el prestigio de los 49ers
La actitud de Colin Kaepernick, quarterback de los 49ers, es una ofensa a la clase de los Montana y los Rice.
Foto: Getty

El colapso de los 49ers de San Francisco en esta temporada no puede pasar inadvertido.

No se trata de los Jets o los Titans, ni siquiera los Redskins o los Raiders. Los 49ers son el equipo que, sin haber ganado el Super Bowl, ha sido más competente en las pasadas tres temporadas en toda la liga, disputando finales de la Conferencia Nacional en cada una de ellas y quedándose a punto de ganar un campeonato de la NFL.

El equipo que había recuperado su antiguo brillo, aquel de los Montana, los Rice y los Young, es un chiste en este momento, luego de haber perdido ante el peor conjunto de la liga, los Raiders, una semana después de ser machacados por los Seahawks en Thanksgiving Day.

Ver jugar a los 49ers en este momento es penoso, aunque no tanto como ver y escuchar a Colin Kaepernick responderle a la prensa sobre las dificultades del equipo. Sin importar sus increíbles habilidades, ‘Kap’ está demostrando tener tanta categoría como la de un bicho.

La pregunta es dónde empezó todo esto, si con la indisciplina de Aldon Smith, con la lenta reacción del club sobre el caso de violencia doméstica de Ray McDonald, con las lesiones de Patrick Willis o con un reporte de principios de temporada en el que se aseguraba que el vestidor de los 49ers estaba roto por el estilo “colegial” del coach Jim Harbaugh.

Una vez que se supo que Harbaugh dejaría al club, todo se derrumbó, y no obstante estrenar estadio, los 49ers hicieron implosión.

Harbaugh, por cierto, suena fuerte como candidato a ser el coach de los Raiders.