LAUSD analiza poner dos adultos por clase para evitar abusos

Sindicato de Maestros de Los Ángeles calificó la medida de "irrealista" porque no hay suficientes recursos
LAUSD analiza poner dos adultos por clase para evitar abusos
El activista Manuel Criollo habla en la junta escolar del LAUSD contra iniciativa de poner más agentes policiacos en escuelas.
Foto: Isaías Alvarado

@alvaradoisa

Tres semanas después de pagar $140 millones para terminar con 85 demandas en el escándalo de abuso sexual en la escuela primaria Miramonte, autoridades educativas de Los Ángeles dieron luz verde a una iniciativa que requiere que al menos dos adultos estén en cada aula para evitar violaciones.

En tanto, el cuerpo legislativo del Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) congeló una propuesta que solicitaba la presencia de policías en primarias y agregar más agentes en secundarias y preparatorias, luego que activistas resaltaran casos de abuso policiaco y de perfil racial en comunidades de color.

Sin embargo, ambas medidas, redactadas por la integrante de la junta escolar Monica Ratliff, se presentan en un período complicado para el distrito. El martes se pronosticó un déficit de hasta $784 millones para el año 2016, a menos que se apliquen más recortes presupuestarios.

El plan de tener a por lo menos dos adultos por salón fue calificado de “irrealista” por el Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA). “No hay manera de que lo hagan. El costo es exorbitante y “ni siquiera hay suficientes maestros”, dijo el líder del grupo Alex Caputo-Pearl.

Si se aplica, advirtió Caputo-Pearl, se corre el riesgo de tener clases más grandes, uno de los mayores retos del LAUSD. “Sería más el costo que seguridad ofrecida a los alumnos”, subrayó.

Pero la junta escolar cree que tener más empleados en las aulas evitaría abusos.

“A pesar de los esfuerzos del distrito y otros distritos en todo el país de no contratar a aquellos que podrían dañar a los estudiantes, algunos adultos que han violado la confianza del público han logrado evitar la detección durante su contratación y han tenido acceso a los estudiantes”, cita la moción.

La moción original se refería a los abusadores como “depredadores”, pero se cambió después de un debate que se extendió por unos minutos tratando de encontrar el calificativo correcto. “Es incómodo porque es incómodo”, dijo sobre la discusión Mónica García, integrante de la junta escolar.

Esta iniciativa también pide se elabore un análisis sobre los casos de abuso en las escuelas del LAUSD. En específico, exige incluir los lugares y horas en los que han ocurrido las violaciones, si hubo otro adulto presente cuando pasó, el tiempo en que los acusados trabajaron para el distrito, las quejas presentadas contra éste y la cantidad de empleados en los planteles señalados.

En el caso Miramonte se acusó al LAUSD de tener conocimiento de las acusaciones y no atenderlas.

?>