Un grande navideño

Para estar en sintonía con la temporada, hornea un clásico cake de frutas típico de diciembre
Un grande navideño
El fruit cake es una receta típica de Navidad.
Foto: Shutterstock

Convierte el espíritu navideño de la época en un motivo para hornear el tradicional pan relleno de frutas que va aromatizado con algún licor, para cerrar las cenas y comidas de la temporada con un toque dulce.

De origen europeo, el fruit cake o panetonne es uno de esos postres irresistibles.

Su composición de sabor lo delata: abundante fruta confitada, variedad de frutos secos y una complejidad de especias, que en conjunto dan vida a este pan dulce considerado un imprescindible de este mes.

En cuanto a licores, el brandy sigue siendo el más común para prepararlo, aunque hay quienes usan otros.

Y aunque es hasta la cena de Navidad cuando más se aparece en las mesas, en realidad es a finales de noviembre o en los primeros días de diciembre que se alistan las recetas y los ingredientes para su confección.

Se dice que fue hasta la Edad Media cuando se le empezó a llamar fruit cake o pastel de frutas; aquí la receta original partía de miel, frutas en conserva y especias.

Después, al paso del tiempo, se le fueron añadiendo otros ingredientes, sobre todo frutas y mayor cantidad de azúcar o melaza.

Así, algunas recetas comenzaron a contemplar frutas cristalizadas para prolongar su tiempo de vida.

Rinde 1 pieza de 3 libras

Ingredientes:

Para la primera mezcla:

  • 170 gramos de pasitas blancas
  • 170 gramos de pasitas negras
  • 340 gramos de orejones de frutas picados
  • 50 gramos de cerezas rojas en almíbar
  • 50 gramos de miel de abeja
  • 50 gramos de jerez seco

Para la segunda mezcla:

  • 112 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 90 gramos de azúcar
  • 112 gramos de huevos
  • 112 gramos de harina para pan
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de clavo molido
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 55 gramos de nueces picadas
  • Almendra fileteada (en cantidad al gusto)

Preparación:

Para la primera mezcla, incorporar todos los ingredientes en un tazón y dejar reposar durante 12 horas, ya sea a temperatura ambiente o en refrigeración.

Aparte, para la segunda mezcla, en el tazón de la batidora acremar la mantequilla y el azúcar en la primera velocidad durante 4 minutos.

Enseguida, incorporar poco a poco los huevos; luego integrar una cuarta parte de la harina y continuar batiendo a la misma velocidad por 10 minutos más.

Agregar la sal y las especias con la harina restante y batir hasta obtener una mezcla suave. Añadir a mano el primer batido, sin el líquido, junto con las nueces; revolver con una espátula o cuchara hasta incorporar bien.

Colocar la mezcla en moldes previamente engrasados y enharinados; hornear a 275 grados farenheit (140 grados centígrados) durante 2 horas 30 minutos, si se trata de moldes pequeños o medianos, o bien por 3 horas si son grandes.

Retirar del horno y dejar enfriar por completo sobre una rejilla; desmoldar. Decorar con almendras fileteadas.

Ingredientes:

  • 500 gramos de pasitas variadas
  • 300 gramos de frutas confitadas variadas
  • 50 gramos de corteza de naranja confitada
  • 125 mililitros de cerveza oscura
  • 2 cucharadas de ron añejo
  • El jugo y la ralladura de 1 naranja
  • El jugo y la ralladura de 1 limón
  • 225 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 245 gramos de azúcar mascabado
  • 3 huevos
  • 200 gramos de migajón de pan blanco
  • 90 gramos de harina
  • 3 gramos de polvo para hornear
  • 1/3 de cucharadita de canela en polvo
  • 1/3 de cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4 de cucharadita de clavo en polvo
  • 1 pizca de nuez moscada recién rallada
  • 60 gramos de almendras blancas toscamente picadas
  • 1 pizca de sal

Preparación:

Colocar en un tazón las pasitas, las frutas confitadas, la corteza de naranja, la cerveza, el ron, las ralladuras y los jugos de los cítricos; tapar y reservar un día completo a temperatura ambiente o en refrigeración.

Al día siguiente, en el tazón de la batidora mezclar las frutas maceradas (sin el líquido) con la mantequilla, el azúcar, los huevos, el migajón, la harina, las especias, las almendras y la sal.

Preparar un molde semiesférico engrasado y un baño maría.

Colocar un trapo delgado o papel encerado adentro del molde y rellenar con la preparación; cerrar las puntas del trapo o papel y amarrar con hilo de cáñamo; cocer a baño maría por 8 horas. Si es para consumo inmediato, hacerlo por 6 horas.

Nota de cocina: de hacer la primera versión, lo ideal es guardar el fruit cake máximo 4 meses; el día que se vaya a consumir, cocer 2 horas a baño maría. De no conseguir un molde semiesférico, optar por cualquier otro molde.

Recetas proporcionadas y elaboradas por Martha Falcón, chef directora del Instituto Culinario Culinart.