Inauguran refugio para mujeres desamparadas

Más que un hogar, el local les brinda un sentido de comunidad

El  refugio representa el esfuerzo para atender a una población  ignorada.
El refugio representa el esfuerzo para atender a una población ignorada.
Foto: Ciro Cesar

@MarveliaAlpizar

María Gómez llevaba cinco años viviendo en las calles pero ahora ya tiene un lugar donde cobijarse.

“Viví en la Placita Olvera por cinco o seis meses, dormía en las banquetas, rodeadas de todas las personas”, dijo Gómez, a quien un problema de riñón en el 2009 acabó con su vida estable. “Ya no pude tener un hogar, no podía seguir trabajando. Pero ahora es bonito es tener un techo porque cuando está lloviendo no hay lugares donde quedarse”, añadió la anciana de 64 años.

Gómez es una de las seis mujeres sin hogar que actualmente se alojan en el nuevo refugio del Proyecto para Desamparados Guadalupe (GHP) del Proyecto Pastoral Misión Dolores. El GHP ofrece refugio para hombres desamparados y desde ahora extenderá sus servicios a las mujeres. El local, ubicado en la sede del Proyecto Pastoral, tiene una capacidad inicial para 15 mujeres, todas mayores de 55 años.

El refugio fue inaugurado oficialmente ayer y forma parte de un programa piloto de un año en conjunto con la Autoridad de Servicios para los Desamparados de Los Ángeles (LAHSA) y el Departamento de Salud Mental de Los Ángeles. La idea es adquirir una propiedad en la comunidad que les permita ofrecer un programa de transición a hogares permanentes a las mujeres que lleguen en busca de refugio.

Cynthia Sánchez, directora del Proyecto Pastoral de la Misión Dolores, señala que la meta del programa es obtener un alojamiento permanente para las mujeres que lleguen al refugio

http://www.laopinion.com