Indignación en protesta contra la violencia

Los manifestantes llegaron a las puertas del Palacio Nacional
Indignación en   protesta contra la violencia
Margaritas, rosas y alcatraces se colocaron sobre pancartas y fotos de muchos de los desaparecidos.
Foto: EFE

México

Flores de diferentes colores, veladoras y mensajes de indignación por los asesinatos y desapariciones en México, particularmente la de 43 estudiantes en septiembre pasado, marcaron una protesta que la sociedad civil llevó a la puerta de Palacio Nacional, oficina del presidente Enrique Peña Nieto.

“Es una ofrenda en memoria de los miles de desaparecidos y asesinados en el país, y al mismo tiempo para exigir al Gobierno que atienda las necesidades de la sociedad, que se acabe la impunidad”, explicó Salvador García, uno de los organizadores de esta manifestación pacífica, denominada “#FloresporAyotzinapa”.

Margaritas, rosas y alcatraces fueron algunas flores que se colocaron sobre pancartas extendidas en el suelo y fotos de muchos de los desaparecidos en el país en los últimos años, incluyendo a cada uno de los 43 alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que en septiembre pasado cayeron en manos de policías corruptos y miembros del crimen organizado en Iguala, sureño estado de Guerrero.

“¡Que mi muerte no sea en vano, toma la mejor decisión pero no me olvides!” y “¡Gobierno, si quieres encontrar a los culpables, mírate en un espejo!” eran algunos de los lemas que podían leerse en los letreros colocados sobre el asfalto y en las vallas de seguridad instaladas a todo lo ancho del Palacio Nacional, edificio del siglo XVI en el que tiene su sede el Ejecutivo mexicano.

A esta protesta, iniciada poco antes del mediodía y que duró casi ocho horas, fueron llegando poco a poco los inconformes, incluyendo niños, mujeres y maestros, para depositar alguna ofrenda, como la pequeña Isabela, quien hizo ahí mismo un dibujo con plumones de colores dedicado a los estudiantes desaparecidos con la esperanza de que su trabajo sea entregado a los padres de las víctimas.

De igual manera, los transeúntes que pasaban, ya sea para hacer una compra, un encargo o simplemente para dirigirse a su casa después de una ardua jornada laboral, se sumaron a la protesta escribiendo en hojas de papel algunos pensamientos o colocando un pequeño presente para los familiares de las víctimas como acto de solidaridad.

“Dejo esta flor sobre la foto de una de esas tantas víctimas en muestra de mi indignación porque no hay justicia”, dijo María de los Ángeles Piedra, una mujer de 60 años, que pasaba por ahí y se animó a participar. “Qué va a ser de este país con falta de empleo y una crisis de seguridad”, añadió al romper en llanto.

De igual manera, Rogelio Rueda, profesor de bachillerato en una escuela pública, contribuyó colocando con cinta adhesiva fichas biográficas de los 43 estudiantes desaparecidos en las vallas de seguridad.

Esta es la segunda convocatoria hecha por la sociedad civil a través de las redes sociales desde que los 43 de Ayotzinapa fueran detenidos por policías y entregados a miembros del cártel Guerreros Unidos., que según la investigación oficial los asesinaron e incineraron sus cuerpos en un basurero del municipio de Cocula, vecino a Iguala.

También se homenajeó a otras víctimas, como a las mujeres asesinadas en los últimos años, y fueron recordados los 49 pequeños fallecidos en un incendio en 2009 en la Guardería ABC del norteño estado de Sonora, entre otros casos.