Estados Unidos y Cuba restablecen relaciones

En un giro histórico, los gobiernos de ambos países intercambiaron presos y abrirán embajadas en las respectivas capitales

Estados Unidos y Cuba iniciaron el miércoles históricas negociaciones hacia la normalización de sus relaciones, congeladas desde 1961, tras la puesta en libertad del subcontratista estadounidense Alan Gross y otras concesiones de ambos países.

La libertación de Gross, encarcelado desde diciembre de 2009, fue parte de un intercambio de prisioneros entre Washington y La Habana y se produjo tras una serie de negociaciones de alto nivel que el presidente Barack Obama autorizó durante la primavera de 2013.

Obama habló este martes durante casi una hora con el gobernante cubano, Raúl Castro, para finalizar los detalles del retorno de Gross a EEUU, en el primer contacto a nivel presidencial entre ambas naciones.

Funcionarios de alto rango delinearon los pasos de este nuevo capítulo, un logro importante del legado de Obama en la arena internacional.

Tanto EEUU y Cuba comenzaron el miércoles mismo negociaciones para el restablecimiento de sus respectivas embajadas en ambas capitales, aunque no hay un cronograma definido.

Desde 1977, ambos países solo han tenido contacto mediante una oficina de sección de intereses.

Los funcionarios coincidieron en que ambos países mantendrán “fuertes diferencias” en torno a asuntos como los derechos humanos y la libertad democrática, e insistieron en que EEUU seguirá presionando a Cuba en esa área.

EEUU además tomará pasos para flexibilizar aún más las restricciones de viajes y remesas, e incrementar las inversiones y comercio, si bien permanecerán en pie las restricciones de viaje por turismo a estadounidenses.

Solo el Congreso puede levantar por completo el embargo impuesto contra la isla desde 1961.

En todo caso, esta apertura ofrece un “potencial significativo” para el comercio bilateral. En 2013, EEUU vendió a Cuba unos $300 millones en productos médicos y otros $3,000 millones en exportaciones agrícolas.

Como parte de las negociaciones, Cuba puso en libertad a un miembro del servicio de inteligencia de EEUU que llevaba 20 años en prisión, a cambio de tres cubanos encarcelados durante más de 15 años en este país bajo cargos de espionaje.

Según Obama, el papa Francisco jugó un papel clave en las pláticas para liberar a Gross y Canadá fue el país anfitrión de esos encuentros.

Y Obama pidió al Congreso un debate ‘honesto’ y ‘serio’ sobre la suspensión del embargo económico unilateral sobre Cuba decretado por Washington en 1961.