Easy fixes @ home sólo con esmalte

Easy fixes @ home sólo con esmalte
Tener un esmalte de uñas a mano puede salvarte de algunos apuros.

Un esmalte puede salvarte la vida… bueno no, pero sí puede convertirse en un valioso auxiliar en casa para hacer algunas composturas rápidas, sencillas y sin necesidad de conseguir materiales especializados.

  • Renueva tus zapatos. Lo peor de asistir a la recepción de una boda o una fiesta cuando no te avisaron que sería en un jardín, es tratar de que tus tacones no se entierren al pisar el pasto. A veces los malabares funcionan, pero otras el tacón va a dar hasta el fondo. Entonces el material se levanta en costritas que lucen terribles. Un esmalte del tono de tus zapatos puede ser una solución inmediata mientras los llevas a reparar. Simplemente trata de pegar esos pedacitos maltratados del tacón con una capa del esmalte.
  • Costura rápida. Tengo una amiga que, cuando sus blusas, pantalones o cualquier otra prenda pierden un botón, prefiere pagar la compostura. En su ADN no existe el gen que de vez en cuando nos permite tomar un hilo y una aguja para hacer un arreglo tan sencillo en nuestras prendas como coser un botón. A la larga, lo que gasta en las composturas bien podría servirle para comprar otra prenda. Quizá una de las partes que más pereza dan al coser algo, sea ensartar el hilo en la aguja. Para facilitar esta tarea, sólo moja la punta del hilo en un esmalte transparente, espera unos segundos para que seque y verás qué fácil resulta así, ensartarlo en la aguja.
  • Conserva tus accesorios como nuevos. Hay joyería de fantasía que luce estupenda para cualquier ocasión, especialmente en esta temporada donde las reuniones están a la orden del día. Para que no se decolore con el uso, cubre cada pieza con una capa de esmalte transparente y deja secar perfectamente. El esmalte impedirá que el metal se maltrate al contacto con el aire.
  • No confundas las llaves. Si eres de las que cargan tantas llaves como cosméticos en la bolsa, seguro te has confundido alguna vez sobre cuál de ellas abre o cierra cuál cerradura, especialmente si te acabas de mudar. Para que no te pase, pinta cada llave con esmaltes de diferentes colores y crea un código. Por ejemplo, yo tengo 5 llaves para entrar a mi casa: 2 para la puerta de la calle y 3 para la puerta del apartamento. Pinté de verde la primera llave que debo meter cuando llego del trabajo, la segunda es amarilla, la tercera es roja (como el semáforo) y las otras son azul y blanca. También puedes poner un puntito del esmalte correspondiente al lado de la chapa.