Bono teme no poder tocar la guitarra otra vez

El frontman de U2 dice que sufrió "unas heridas de lo más roqueras"

En Nueva York todo puede cambiar en un minuto, dice un hit de Don Henley. Y eso precisamente se aplicaría a su colega Bono. El pasado noviembre, un rutinario paseo por Central Park terminó en un desafortunado percance para el rostro de U2.

De hecho, el médico del artista, lo describió como “high-energy bicycle accident”, es decir un accidente de alto riesgo que requirió varias horas de cirugía. ¿La consecuencia? Podría impedirle tocar nuevamente su amada guitarra.

Bono se fracturó la cara, se rompió el húmero en seis partes y le implantaron un codo de titanio.

La convalescencia no ha sido fácil, mucho menos para un hombre tan dinámico y energético como el irlandés. Al respecto, en el sitio web de U2 el artista, alguna vez mencionado como posible candidato al Premio Nobel de la Paz por su labor humanitaria en África, dijo:

“La recuperación está siendo más difícil de lo que pensaba…Mientras estoy escribiendo esto todavía no sé si podré volver a tocar la guitarra. La banda ya me ha recordado que ni su supervivencia ni la de la civilización occidental dependen de ello. Personalmente, echaría mucho de menos no poder tocar las cuerdas de mi Gretsch Irish Falcon únicamente por placer, más allá de para componer nuevos temas. ¿Pero acaso tiene [el guitarrista] The Edge o Jimmy Page o cualquier otro guitarrista un codo de titanio como tengo yo ahora? Soy todo codos”, escribió Bono en un mensaje titulado ‘De la A a la Z de nuestro 2014’.

Por ahora, el rockero se recupera en la capital irlandesa, Dublín, donde vive. Tiene problemas de movilidad y dolores que combate con painkillers. Lo que sí continua intacto es su sentido del humor y buena onda. “No puedo culpar de esto a nadie más que a mí mismo, porque soy yo el que tuvo el accidente y el que no recuerdo cómo acabé en el hospital New York Presbyterian con mi húmero sobresaliendo de mi chaqueta de cuero.

Con unas heridas de lo más roqueras, eso sí. Las consecuencias de estas heridas son lo bastante graves como para que tenga que concentrarme en estar listo para la gira de U2 a nivel físico. Por ello he cancelado toda aparición pública y he decidido que esta misiva será toda la comunicación que podré soportar durante la primera mitad del año, dejando a un lado el hablar conmigo mismo y el cantar”.

Bono, quien dijo no recordar el “terrible accidente”, tiene varios meses para ponerse a punto con miras a la nueva gira mundial de la banda, ‘iNNOCENCE + eXPERIENCE’, que arranca el 14 de mayo en Canadá y termina el 15 de noviembre en París. En EE.UU., U2 dará conciertos en San José, Phoenix, Los Ángeles (CA), Boston, Chicago y Nueva York.

marcela.alvarez@impremedia.com