Una nueva vida comienza para los inmigrantes en California

Aseguran que contar con una licencia de conducir, les permitirá llevar una vida sin miedo cuando manejan su auto; caras de alegría inundan las oficinas del DMV
Una nueva vida comienza para los inmigrantes en California
Rosa Ana (i) junto a la amiga que la ayudó a prepararse para el examen, muestra su permiso temporal para conducir.

@aracelimartinez

En cuestión de 20 minutos le cambió la vida a Miguel Pineda. El miedo que sintió durante 15 años mientras conducía sin licencia por las calles de Los Ángeles se acabó cuando una empleada del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) le dijo que había pasado el examen escrito de manejo y tenía un permiso temporal para manejar.

“Tenía la cita a las ocho de la mañana, y llegué a las cuatro de la mañana, pero como fui el primero en entrar, en menos de 20 minutos, presenté los papeles, llené la solicitud, hice el examen y lo aprobé. Esto me hizo mi año”, dice más que feliz este inmigrante mexicano de 37 años residente de Huntington Park. El primer inmigrante en recibir el permiso para manejar, bajo la ley AB60, en la oficina temporal del DMV en Granada Hills.

“Tengo ganas de llorar pero también de reír. Esta licencia, nos vas a cambiar la vida a mi esposa y a mi hija Minerva de diez años. Ya nos vamos andar con miedo a que la policía nos pare y quite el carro. Yo perdí dos. Por cada uno como 1,500 dólares”. Ahora el siguiente paso es pedir una cita para hacer el examen al volante, dijo Pineda.

LEE MÁS SOBRE LAS LICENCIAS PARA INDOCUMENTADOS AQUÍ

Marco Chali, de 25 años, un inmigrante mexicano caminaba emocionado con los comprobantes del DMV en la mano. Acababa de pasar el examen escrito. “Estoy muy emocionado porque ya no me voy a sentir inseguro ni con miedo al manejar”, dijo Chali a quien la policía le quitó cuatro autos en nueve años que condujo sin licencia. “Perdí 2,000 dólares por cada uno. Eso se acabó. Ya no me van a decomisar más carros. Ya yo voy a poder ir con tranquilidad a mi trabajo en la construcción y sacar a pasear a mis dos hijos”, expresó lleno de contento.

“!Gracias Dios mio! !Que alegría más enorme! !Jamás voy a volver a sentir miedo al manejar”, dijo

Rosa Ana A., una inmigrante argentina, minutos después de aprobar el examen escrito para la licencia de manejo, y quien rebosaba alegría mientras abrazaba fuerte a la amiga mexicana que la ayudó a prepararse para el examen.

“Llevaba once años manejando, sin una licencia de manejo que me amparara. Pero eso se acabó. Mi vida cambiará ahora para bien”, comentó Rosa Ana A. quien trabaja en una tienda de conveniencia.

En promedio, los inmigrantes en espera de una licencia de manejo en la oficina temporal del DMV en Granada Hills, demoraban alrededor de dos horas para hacer todo el trámite para obtener el permiso provisional de manejo. Pero hubo casos en los que en menos de una hora, los inmigrantes hacían todo el papeleo.

Alrededor de la web