Bebé desaparece, su tío y padres heridos de bala

Un familiar de los tres adultos heridos asegura que la agresión estuvo planeada
Bebé  desaparece, su tío y padres heridos de bala
Lloyd Cox, teniente del Departamento de Policía de Long Beach pidió la ayuda de la comunidad para encontrar a Eliza Delacruz, la bebé de tres meses que continúa desaparecida.
Foto: Foto: La Opinión

El ataque a balazos a una familia latina en Long Beach y lo que podría ser un secuestro planeado tiene desaparecida a Eliza Delacruz, una bebita de apenas tres meses de nacida.

“Creemos que este fue un acto deliberado”, dijo Lloyd Cox, teniente del Departamento de Policía de Long Beach (LBPD), en una conferencia de prensa que ofreció ayer por la tarde a las afueras de la vivienda siniestrada. “Seguramente que la persona que se la llevó [a la niña] recibió ayuda de alguien más”, añadió.

La balacera ocurrida a las 5:50 p.m. del sábado fue en el interior de una casa, ubicada en la cuadra 100 de la calle 51.

Cuando los paramédicos llegaron a la escena, el sospechoso ya había huido del lugar. Entre los tres heridos estaban los padres de Eliza y uno de sus tíos.

Antes del cierre de ésta edición, Marlene Arrona vocera del LBPD, dijo que los investigadores se habían puesto en contacto con autoridades de San Diego, debido a que ahí hallaron el cuerpo de una infante en un contenedor de basura.

Arrona dijo que se desconoce hasta el momento si el cuerpo pertenece a la bebé Eliza Delacruz. Detectives de homicidios ya viajaron a San Diego.

Hubo una llamada anónima dio a conocer que el cuerpo fue hallado en la cuadra 600 de la avenida Palm y Rainbow Drive, alrededor de la 1:30 de la tarde de ayer.

Ayer se conoció que el padre de la menor ya fue dado de alta, mientras que los otros dos mayores aún se encuentran hospitalizados en condición estable.

Según un primo de la familia, la madre estaba amamantando a su bebé cuando el intruso irrumpió en la casa, hizo un disparo que le atravesó la mano y la hirió en la cara.

Antes, en la sala de la casa había baleado a uno de sus parientes en una pierna y en la cara.

Yo sé que fue un mexicano quien le dio la orden a un afroamericano“, aseguró el joven, quien pidió mantenerse en el anonimato por temor a represalias. “El mexicano había dicho que se llevaría la niña a México”.

Las autoridades han mantenido en total reserva los posibles motivos de la balacera. Sin embargo un pariente de los heridos Eddy, (23) José (27) y Jacqueline, dijo que no se trató de un robo ni de un ataque de pandillas.

“Mis primos son gente honrada y trabajadora; ya se iban a mudar de esta casa”, dijo el familiar de los heridos. “Uno de ellos apenas tenía 10 minutos de haber regresado de su trabajo en una veterinaria”.

El teniente Cox solicitó que la persona que se haya llevado a la pequeña Eliza, puede entregarla en cualquier estación de bomberos u hospital del condado de Los Ángeles

http://www.laopinión.com