El “loco e increíble” año de Sam Smith, la nueva sensación de la música británica

El cantante Sam Smith, de 22 años, vendió más de un millón de copias de su primer álbum y logró seis nominaciones para los premios Grammy. En entrevista con la BBC, habla de sus logros y aprendizajes durante 2014.
El “loco e increíble” año de Sam Smith, la nueva sensación de la música británica
Sam Smith está enamorado del actor Brandon Flynn.
Foto: Archivo

Sam Smith lideró la encuesta BBC Sound List 2014 en enero pasado y vendió un millón de copias de su álbum debut In The Lonely Hour a ambos lados del Atlántico.

También ganó cuatro premios MOBO, produjo un álbum con la estadounidense Mary J. Blige, y logró seis nominaciones para los premios Grammy que se entregarán en Los Ángeles, Estados Unidos, el 8 de febrero.

Lea también: Beyoncé y Sam Smith encabezan las nominaciones a los Grammy

Este joven de 22 años, natural de Cambridgeshire, Reino Unido, es el hijo de un banquero londinense que fue despedido por invertir más tiempo del que debía en impulsar la carrera artística de Sam.

Por supuesto, lo hacía con conocimiento de causa: si algo destaca en Smith es la potencia de su voz que no se limita a una gran técnica, sino que logra expresar muy bien los sentimientos de sus canciones.

Su disco In The Lonely Hour es una carta abierta de amor a un hombre que no correspondió a su afecto y esa honestidad le ha valido millones en ventas.

Por todo eso, el propio cantante quiso hacer un recorrido, en exclusiva para la BBC, de lo que fue este 2014 para él.

“Soñaba con tener un par de ‘números uno’ en mi carrera, pero nunca pensé que ocurriría y mucho menos que sería tan pronto.

Yo había escrito canciones para otros cantantes y grupos como los éxitos Latch para el dúo Disclosure y La la la para el productor Naughty Boy, pero no sabía si les gustaba lo que había escrito antes o lo que yo cantaba ahora.

Entonces cuando salió Money On My Mind (su segundo sencillo) me di cuenta que les gustaba mi música, lo que escribía”.

“Eso no volverá a pasar: ir a los premios Brit (a la música británica) sabiendo que ya te habías ganado un premio.

Era la primera vez que estaba allí y era ‘número uno’ esa semana. Fue todo muy surrealista para mí. Y la verdad terminé celebrando por todo lo alto esa noche”.

“Fue el día que más pánico sentí en mi vida. Era ‘Saturday Night Live’, uno de los shows más famosos del planeta, e iba a interpretar por primera vez en televisión Stay With Me.

Cuatro millones de personas vieron el show y la mayoría no tenía idea de quién era yo.

Recuerdo que días antes de la presentación en SNL leí varios tuits que decían, ‘¿Quién diablos es Sam Smith?’.

Pero eso cambió mi vida, lo pude sentir la mañana siguiente. Caminé por las calles de Nueva York y la gente me reconocía. Stay With Me se convirtió en número dos en ventas en iTunes”.

(El álbum de Smith vendió 166.000 copias en la primera semana de ventas en Estados Unidos, la mejor cifra para un artista británico. Sólo fue superado por el álbum de Lana del Rey, Ultraviolence).

“Todo artista en Reino Unido ruega al cielo por el éxito en Estados Unidos, pero para mí, fue algo más 50-50.

¿Maldije a Lana del Rey por su disco? No, para nada. De hecho me dio material para mejorar mis próximos discos.

Si voy a tener ‘números uno’ todo el tiempo, eso me quita las posibilidades de lograr algo en el futuro.

Además, ahora me doy cuenta de que lo importante no son las posiciones en los listados de ventas. Me parece más importante seguir vendiendo y tener un disco que no abandone esos listados”.

“Estuve en el festival (Glastonbury, en Reino Unido) al mismo tiempo que Dolly Parton y estuve como loco todo el día. Dolly Parton tuvo la audiencia más grande en la historia del festival y yo debía competir con eso.

Sorpresivamente, mi audiencia fue masiva, lo cual fue increíble. Pero la verdad es que fue un reto difícil de sortear”.

“Soy un gran fanático de la cultura pop, pero había mucho ‘perreo’ esa noche. Muchas explosiones.

Incluso para mí, en algunos momentos fue como ‘¡woah, woah, woah!’.

No me gusta ser la única persona parada allí (en el escenario), cantando. Pero esto jugó a mi favor aquella noche.

Conocer a Beyoncé fue también algo raro. Pensé que iba a enloquecer. Yo la había puesto en un pedestal tan alto que ya se había convertido en un ser sobrenatural. Luego la conoces y te das cuenta de que es sólo un ser humano. Muy talentosa, eso sí, pero un ser humano.

Fui la única persona autorizada para verla ensayar, y le dije: ‘Amé tu prueba de sonido. Me parece una de tus mejores presentaciones hasta ahora’. Y ella me respondió: ‘Gracias, tu voz es como mantequilla’.

Comencé a decirle a la gente que ella dijo que mi voz era de chocolate. Pero de hecho dijo mantequilla”.

“Lo que está pasando es increíble. Pero independientemente de cuántos premios pueda ganar, tengo claro que este es apenas mi primer álbum.

Nadie puede decir, con honestidad, que está instalado en la industria musical a menos de que tengas tres o cuatros discos.

Quiero una carrera larga. Ese ha sido mi objetivo desde el primer día”.