Éxodo, la película sobre Moisés que prohíben en países árabes

El filme de Hollywood "Éxodo: Dioses y Reyes", que relata la épica historia de la liberación del pueblo judío y su escape de Egipto, ha sido vetada en países de mayoría musulmana.
Éxodo, la película sobre Moisés que prohíben en países árabes
Foto de la película Éxodo: Dioses y Reyes

La película de Hollywood “Éxodo: Dioses y Reyes”, dirigida por el cineasta británico Ridley Scott y recién lanzada internacionalmente, ha sido prohibida en tres países del mundo árabe: Marruecos, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

El filme cuenta en grandes escenas de acción y efectos especiales las hazañas de Moisés y cómo liberó a los esclavos judíos del yugo de los faraones de Egipto y los llevó hasta la Tierra Prometida.

Algunos censores de los países árabes objetaron a las “inexactitudes históricas” de la cinta, otros por lo que consideraron “insultos” contra las creencias islámicas, la religión mayoritaria en la región.

Más allá de estos argumentos, la película ha tenido una recepción mixta entre los críticos, particularmente por la falta de actores racialmente compatibles con los personajes de Medio Oriente y África que aparecen en escena.

“Éxodo: Dioses y Reyes” se basa en el Libro de Éxodo del Antiguo Testamento, que describe la salida del pueblo israelita de su cautiverio en Egipto.

Moisés es el protagonista, un judío criado por la realeza egipcia y hermano putativo de quien se convertirá en su antagonista, el faraón Ramsés II.

Tras combatir codo a codo con Ramsés II en la famosa batalla de Kadesh, Moisés exige que el faraón libere a los esclavos judíos que han estado sometidos y obligados a construir enormes monumentos y pirámides.

Esto genera la ruptura con Ramsés II. Moisés lidera una revuelta, asistido por la intervención divina que asedia a los egipcios con una suerte de plagas.

Moisés lidera a su pueblo a través del desierto, en el camino se le aparece Dios que le entrega las leyes sagradas de su religión y parte el mar Rojo para permitir el paso de los israelitas a la Tierra Prometida y ahogar a sus persecutores egipcios cuando las aguas se cierran otra vez.

El relato ha sido contado varias veces por Hollywood, principalmente en “Los Diez Mandamientos”, de 1956, y “El Príncipe de Egipto”, en 1998.

Pero esta nueva versión fue vetada en Marruecos, Egipto y Emiratos Árabes Unidos principalmente por razones religiosas, como explica Rachid Chafai El Alaoui, productor del Servicio Árabe de la BBC.

“Marruecos objetó contra dos elementos de la cinta: el primero, es la aparición de Dios a Moisés en la forma de un niño de 11 años y la segunda es la manera en que el Moisés de esta película parte el mar Rojo para facilitar el escape de los judíos”, indicó.

Ambas escenas son “sacrílegas para los musulmanes”, explicó Chafail El Alaoui.

“En primer lugar, está prohibido revelar a Dios como una persona, y menos como un niño. Según el Corán, ni él ni el profeta Mahoma pueden ser representados en imagen o sonido”.

Igualmente, la versión de la partición del mar Rojo en esta cinta no coincide con la de las Sagradas Escrituras.

“Eso se vuelve problemático para los musulmanes porque el Corán no puede contradecirse ni ponerse en duda”, añadió el periodista del Servicio Árabe de la BBC.

Este cuestionamiento sobre lo que dice el Corán es lo que también se ganó el veto en los Emiratos Árabes Unidos.

En Egipto, por su parte, la principal objeción tiene que ver con los hechos históricos.

En “Éxodo: Dioses y Reyes” se implica que los esclavos judíos construyeron las pirámides antes de su liberación por Moisés. Esa teoría fue promovida, en 1977, por el entonces primer ministro de Israel Menachem Begin.

Es un argumento que no acepta el ministro de Cultura egipcio.

Tanto él, como historiadores y arqueólogos expertos aseguran que las pirámides fueron construidas entre los siglos 27 y 24 a.C., cientos de años antes de la llegada de los judíos a Egipto.

Si, en efecto, el Moisés en que se basa la historia existió alguna vez, se estima que fue entre los siglos 14 y 13 a.C.

El Antiguo Testamento no especifica cuál faraón reinaba sobre Egipto en la época de Moisés.

Ha habido varios candidatos históricos, pero los productores de la película decidieron que era Ramsés II el que libró la épica batalla contra los hititas, alrededor de 1274 a.C.

No hay mención de Moisés en esta batalla ni en la biblia ni en la historia, pero en “Éxodo: Dioses y Reyes”, es Moisés quien combate como héroe y logra la victoria.

No es la primera vez que Hollywood hace uso de la imprecisión de los hechos en sus guiones.

En este filme tampoco se muestra fiel en otros elementos como las locaciones, escenografía, vestuario y etnia de los actores.

En cuanto a éste último, la película ha recibido críticas de varios sectores.

Los protagonistas son casi todos blancos, muchos de ojos azules, interpretando personajes del Medio Oriente y África.

Aún en los países árabes que vetaron la cinta se entienden las contradicciones y necesidades comerciales de la industria cinematográfica occidental.

Pero Rachid Chafai El Alaoui dice que tomaron esas medidas -consideradas como una violación a la libertad de expresión- por evitarse problemas mayores.

“Marruecos, por ejemplo, es una sociedad relativamente abierta con gustos occidentales”, señaló. “Se puede entrar a un bar y pedir una cerveza, ir a un casino a apostar”.

Pero el límite se alcanza con lo que podría interpretarse como un insulto a la religión, agrega.

“El mundo árabe está pasando por un momento muy difícil. Fundamentalistas como Estado Islámico solo están esperando que se les dé una excusa más para promover su movimiento y ganar nuevos reclutas”, expresó.

“Permitir la proyección de una película que contradiga o cuestione la enseñanza del Corán sería para ellos una justificación suficiente para desafiar a las autoridades”.