Mañana sin falta me encargo

Cómo vencer la tendencia a postergar
Mañana sin falta me encargo
Dejamos para después lo que no nos gusta hacer. Sentir orgullo por nuestro trabajo, nos ayuda a evitar su postergación.
Foto: Shutterstock

Damos vuelta la página y comenzamos un nuevo año, una hoja en blanco, una nueva oportunidad para volver a intentar.

En realidad, cada día, cada hora, cada minuto que estamos vivos es una oportunidad para cambiar y crecer. Pero el comienzo del año tiene la energía extra que le da el saber que empezamos la jornada junto a otros millones de personas en el mundo, que también se decidieron a alcanzar sus sueños.

Una de las primeras barreras con las que nos encontramos es la tendencia a postergar, a dejar para otro día lo que podríamos hacer en ese momento.

“El hábito de postergar las cosas que consideras importantes siempre termina perjudicándote y pesa en tu subconsciente”, indicó el doctor Robert J. Cerfolio, autor de Super Performing at Work and at Home, y renombrado cirujano de tórax.

Según Cerfolio, unos de los secretos para vencer la tendencia a postergar, y poder alcanzar las metas es el encontrar la gratificación en lo que hacemos. El profesor de la Universidad de Alabama recalcó la importancia de reconocer y apreciar cada pequeño logro, antes de seguir adelante.

Cerfolio, conocido como el “Michael Jordan de la cirugía pulmonar”, ofreció algunas estrategias para contrarrestar la tendencia a postergar:

* Hazlo temprano. El cirujano explicó que generalmente las cirugías se hacen temprano en la mañana porque es cuando el cuerpo puede soportar la mayor cantidad de estrés. “En general es mejor terminar temprano un trabajo porque es cuando el cuerpo está mejor preparado. Y además, te deja tiempo para hacer otras cosas”.

* Ama lo que haces. En general dejamos para después aquello que no nos gusta o no nos interesa. Cuando disfrutas y sientes orgullo por lo que haces, es más fácil tener una actitud positiva y aceptar los desafíos que se presenten.

* Concéntrate en metas concretas y fáciles de medir. “Los resultados definen a los goles”, indicó Cerfolio. El medir y apreciar los pequeños logros te darán una renovada energía para terminarlos.

Compartimos algunas ideas prácticas para que empieces a aplicar hoy mismo, sin postergar:

* Sin interrupciones. Podemos culpar a los llamados o textos que nos distraen y nos hacen perder tiempo, pero bien sabemos que somos nosotras las que decidimos atender el teléfono o contestar correos. Si sientes que no puedes contenerte, existen aplicaciones que monitorean cuánto tiempo te distraes en la internet, y que bloquean los accesos a los sitios más tentadores, para que puedas concentrarte. Estos son algunos de ellos: addons.mozilla.org; macfreedom.com; rescuetime.com.

* Presión, de la buena. Si quieres hacer algo y lo postergas, te sentirás mal tú misma. Si en cambio le prometes a alguien que lo harás, tendrás la motivación extra de no querer desilusionar a quien se lo prometiste.

* Pasitos cortos. Si no puedes limpiar tu closet entero, propónete ordenar el cajón de las medias. Cuando la tarea a realizar es abrumadora, divídela en pequeños pasos que sí puedas completar.

* Dos días en uno. Generalmente, las horas de la mañana se pasan más rápido. Miramos el reloj, es hora de salir a almorzar y ni siquiera empezamos con lo que nos habíamos planeado. En lugar de desilusionarte y dejar la tarea “para mañana”, haz de cuenta que empiezas otro día a las 2:00 p.m., y vuelve a intentarlo.