Periodistas asediados por la violencia

México

El automóvil de Jazmín Martínez y su esposo se descompuso a mitad del camino entre Guadalajara y Tepic, en el occidente de México, cuando tres sujetos les ofrecieron ayuda para luego secuestrarlos, pedir dos millones de pesos de rescate a la familia y finalmente asesinarlos.

Martínez, ex corresponsal de Televisa en la zona, pasó a ser, el 4 de enero pasado, la última periodista víctima de la violencia en México; dos días antes, del otro lado del país, Moisés Sánchez, el director del periódico La Unión, en el estado de Veracruz, desapareció a manos de hombres armados que lo sacaron a golpes de su casa.

La organización ARTICLE 19, una de las mas activas en la documentación de ataques a comunicadores, manifestó su preocupación particular sobre las condiciones de la prensa en Veracruz, donde 15 periodistas han sido asesinados desde el año 2000.

Pero la alerta se encuentra en toda la geografía nacional. De Norte a Sur, en 2014 nueve periodistas fueron asesinados a balazos: uno en el huerto de su casa, otro en el hospital, en una fosa clandestina o en un descampado cualquiera.

A la muerte se suman las desapariciones. Entre 2013 y el año pasado, 18 personas del gremio son buscadas por sus respectivas familias: cinco en Veracruz, cuatro en Michoacán, tres en Tamaulipas, dos en Guerrero, uno en Sinaloa y otro en Sonora

“Hay en todos los casos una posible relación por su labor periodística y todos en completa impunidad”, afirma Darío Ramírez, director de Artículo 19.

La organización también ha documentado alrededor de 200 agresiones contra comunicadores; de las cuales, 59% están relacionadas con funcionarios púbicos y sólo el 7% con el crimen organizado. Ambas causas suman el 66% del total