@Sweden: la cuenta oficial de Suecia que cada semana maneja un ciudadano

Una sola cuenta. Un centenar de ciudadanos. Decenas de miles de seguidores. Cada semana desde hace más de tres años un sueco distinto lleva la cuenta de Twitter @Sweden. ¿Su misión? Dar a conocer no una sino muchas Suecias.
@Sweden: la cuenta oficial de Suecia que cada semana maneja un ciudadano
Captura de pantalla de la cuenta ¨Sweden en Twitter

“Bueno, supongo que soy yo el que manda ahora en esta cuenta”, tuiteó el 10 de diciembre de 2011 un tal Jack Werner.

Desde entonces, cada semana, un ciudadano sueco toma el relevo de @Sweden, añadiéndole su nombre de pila.

“Hola Mundo”.

“Soy Sofia, de Estocolmo, y voy a ser tu Miss Suecia esta semana”, dicen las primeras entradas de la curadora que este lunes convirtió la cuenta en @Sweden / Sofia.

Quizás no sea de extrañar que “la cuenta más democrática del mundo” sea de Suecia. Así es como la califican los organizadores del proyecto, Curators of Sweden.

La idea es que durante siete días quien esté al timón de @Sweden “recomiende cosas que hacer y sitios que ver, compartiendo opiniones diversas e ideas por el camino”.

Y después, “otra persona hará lo mismo, pero diferente”.

Además de ser una cuenta oficial, @Sweden es una iniciativa auspiciada por el Consejo Nacional para la Promoción de Suecia.

Tiene más de 78.000 seguidores y ha pasado por las manos de más de un centenar de ciudadanos comunes.

Al presentar al país a través de sus ciudadanos y sus diferentes narrativas, las autoridades cumplen con el objetivo de mostrar “no una Suecia, sino varias”, que representan la diversidad del país.

Además, Curatos of Sweden cree que en esta era de creciente globalización y comunicación masiva, “un país depende enormemente de cómo es percibido desde el exterior”.

Y por eso se lanzaron a Twitter: una manera fácil y eficaz de hacer llegar el mensaje en tiempo real a una audiencia global y de entablar diálogos con los seguidores.

“La idea es que los curadores, a través de sus tuits, creen interés y despierten la curiosidad por Suecia” y pinten una nación “distinta de la que se obtiene normalmente a través de los medios tradicionales”.

Lo curioso del proyecto es que los ciudadanos no pueden presentarse voluntariamente a ser curadores de Suecia: alguien tiene que nominarlos enviándoles un correo a los organizadores.

Los ciudadanos son entonces seleccionados según varios criterios: si son activos en Twitter, cuáles son sus intereses y si su perfil podría ser atractivo para alguien fuera de Suecia.

En BBC Mundo hablamos con Elinor Hägg, la mente detrás de @Sweden entre el 29 de diciembrede 2014 y el 5 de enero de 2015.

“Fue una experiencia arrolladora”, dijo esta ilustradora y diseñadora gráfica de 29 años.

Hägg creció en el campo en la provincia de Värmland, en el oeste del país, y fue recomendada para el puesto por un amigo también ex Curador de Suecia.

Hace dos meses supo que estaría al frente de @Sweden. Hagg contó que al principio estaba algo ansiosa, al fin y al cabo la cuenta tiene 78.000 seguidores, pero después se relajó al ver que cada semana el curador le da su propio carácter y “lo que se valora es que seas tú mismo”.

“Muchas veces no sentí que le estaba hablando a tanta gente. Interactuaba a menudo con unos cuantos usuarios, que eran los mismos”.

“Eso creó una experiencia bastante íntima, consigues concocer a la gente”, dijo.

Curiosamente la impresión de Hogg es que entre los seguidores de @Sweden hay también una significativa proporción de suecos, que con frecuencia ayudan a conseguir información o contestar preguntas.

“Entre los que no eran suecos, solía haber gente a la que le gusta el país y nuestra forma de vida, eran fans del estilo de vida escandinavo”, recuerda Hogg, como un usario que la contactó desde Siria.

Según contó Hogg el proyecto permite que los curadores tengan mucha flexibilidad a la hora de tuitear.

“Hay unas normas o una especie de guía referencial con las reglas obvias: ser cuidadoso con el lenguaje, ser respetuoso, etc.”.

Pero no hay campos censurados.

“Puedes tuitear sobre lo que quieras”, dijo Hogg.

Lo único que se aconseja, según explicó la diseñadora gráfica, es que cuando des tu opinión sobre política, religión, o cualquier tema delicado se utilice el hashtag #myownview (#miopinionpersonal).

Hogg nos dejó una interesante reflexión tras su paso temporal por @Sweden.

“Nunca sabes qué es exótico e interesante para otra persona”.

Por eso le gustaría que otros países creen cuentas “democráticas” similares, para conocer lugares “a través de las expeirencias del día a día de los ciudadanos de a pie”.

Sigue la sección de tecnología de BBC Mundo a través de

@un_mundo_feliz