Falsa alarma de bomba en Metro de Madrid

Lo que resultó una falsa alarma obligó a suspender temporalmente el servicio en tres líneas del transporte público
Sigue a La Opinión en Facebook
Falsa alarma de bomba en Metro de Madrid
El paquete sospechoso.
Foto: Twitter

Una falsa alarma de bomba originada por una caja de zapatos colocada encima de una papelera de la estación de Nuevos Ministerios de Madrid causó hoy la suspensión temporal de varias líneas de Metro y de tren así como numerosos cortes de tráfico, según fuentes policiales.

El descubrimiento por un agente de una caja colocada en una papelera del vestíbulo de la estación puso en alerta a la Policía, que activó el protocolo ante la posible existencia de un artefacto explosivo.

Aunque desde un principio la Policía dudó de que la amenaza fuera real, se desalojó la zona en la que estaba el paquete sospechoso, una caja de zapatos de la marca Storm, y se dio aviso a la compañía del Metro y a la ferroviaria Renfe, para que procedieron a suspender la circulación por las vías que pasan por la zona.

Además, el tráfico de vehículos estuvo también cortado en el tramo del Paseo de la Castellana en el que se encuentra la estación de Nuevos Ministerios y sus alrededores, incluida la zona del estadio Santiago Bernabéu del club de fútbol Real Madrid.

Los artificieros de la Policía comprobaron que no se trataba de un artefacto explosivo sin necesidad de explosionar el paquete, del que de inmediato circularon fotos en las redes sociales difundidas por un sindicato policial.

Aproximadamente una hora y media después se desactivó la alarma, se restableció el tráfico y la circulación en Metro y Cercanías.

Tras el atentado perpetrado el miércoles contra el semanario satírico “Charlie Hebdo” en París y en el que murieron 12 personas, el Gobierno español decidió aumentar de 2 a 3, con intensidad baja, el nivel de alerta antiterrorista, lo que implica una serie de medidas y protocolos de actuación ante eventuales amenazas.

Madrid fue escenario del más sangriento ataque terroristas en marzo de 2004 llevado a cabo por islamistas radicales contra varias estaciones de la red de trenes de cercanías, en el que murieron cerca de 200 personas.