Herbalife cuestiona el compromiso latino de Ackman

Herbalife cuestiona el compromiso latino de Ackman

El compromiso del inversionista William Ackman de destinar $10 millones a becas para dreamers fue recibida ayer con escepticismo por Herbalife, la empresa objeto de la apuesta bajista en Bolsa de este gestor y de cuyas ganancias saldrá esta donación.

Ayudar a los dreamers es una cosa linda; lo que es cuestionable es el momento en el que lo hace y el porqué. No está claro que [Ackman] sea el defensor de latinos”, explicaba ayer Ángela Arboleda, vicepresidenta de esta empresa de suplementos nutricionales.

Ackman hizo una apuesta bajista (shorting) de $1,000 millones sobre Herbalife en 2012 y dijo que los beneficios que consiguiera personalmente (no los de sus clientes) se destinarían a la filantropía. La donación a los dreamers es un adelanto sobre lo que espera ganar porque aún no ha conseguido el rendimiento que busca. Ackman acusa a Herbalife de ser una esquema piramidal, algo que la empresa niega.

Arboleda recordaba que durante años Ackman fue el primer accionista de CCA, una operadora privada de cárceles. “El dinero que dedicó a esta corporación hizo posible que millones de latinos indocumentados fueran encarcelados y su dinero apoyó leyes antiinmigrantes como la de Arizona”, dijo.

El fondo de Ackman se salió de CCA en 2011 dos días después de que Enlace, la organización que promovía desinversiones en cárceles hiciera una manifestación frente a su casa, según dijo su director, Peter Cervantes