Señales de que no es la pareja para ti

Si desde un principio prestas atención a ciertos detalles, podrías evitar enamorarte de la persona equivocada

Esos detalles que tratamos de ignorar, creyendo que podremos cambiarlos, solo empeoran con los años.
Esos detalles que tratamos de ignorar, creyendo que podremos cambiarlos, solo empeoran con los años.
Foto: Shutterstock

“¿Cómo no lo vi antes? ¿Por qué no escuché a mis amigas?”

A la distancia, siempre nos damos cuenta de errores que en el momento no supimos ver. Es fácil obnubilarse ante una cara interesante, un cuerpo atractivo o una mentira bien armada.

Pero más allá de individualidades y preferencias personales, existen factores que son perjudiciales para cualquier pareja, y que podemos detectar desde un comienzo.

Para aquellas que están estrenando una relación, pero que no están del todo convencidas, compartimos algunas de las señales más comunes de que estás con la persona equivocada.

* ¿Dónde está tu sentido del humor? Reportes del Departamento de Antropología y Psicología de la Universidad de New México encontraron que el humor es un enigma evolutivo relacionado con la creatividad e inteligencia de la persona. Tu pareja no tiene que ser un comediante, ni siquiera necesita ser gracioso. Pero si no es capaz de encontrar el humor en las situaciones absurdas de todos los días, o no puede reirse de sus propias peculiaridades, terminarás amargada, en un relación en la que tienes que cuidarte de cada comentario que haces. Busca a alguien a quien le guste reír tanto como a ti.

* Cada uno habla de lo que no tiene. Si realmente fuese cierto que tu pareja es súper millonaria, no estaría alardeando constantemente. Generalmente, las personas que tienen dinero, o una alta posición no necesitan anunciarlo a los cuatro vientos.

Si tu pareja se empeña en contarte cuánto dinero tiene en el banco, o cuán alto es su salario, que lo demuestre.

* ¿De qué estábamos hablando? Todas hemos oído el viejo cliché de que las mujeres no paramos de hablar e interrumpimos todo el tiempo. Lo que no dice el cliché es que algunos hombres pueden ser iguales o peores que nosotras. Si tu nueva pareja te interrumpe a cada rato, y sientes que nunca deja de hablar, aléjate corriendo. Particularidades como esta sólo empeoran con el tiempo.

* “Talkin’ bout my generation.” Puede verse romántico en las películas, pero una relación con alguien mucho más joven o viejo que tú puede traer problemas.

Más allá de que tú o tu pareja estén bien conservados, o de que tu mejor amiga te asegure que pareces 10 años más joven, eventualmente la diferencia de edad siempre termina notándose.

Si tu pareja es mucho más joven, sus conversaciones e intereses eventualmente terminarán aburriéndote.

– Pocas situaciones son tan incómodas o duelen tanto como cuando confunden a tu novio con tu hijo.

Si por el contrario, tu pareja es un hombre mayor, eventualmente la jovialidad y la energía desaparecerán. Cuando menos te lo esperes, te despertarás una mañana junto a un anciano que te recuerda a tu tío Ramón.

– Pocas situaciones son tan incómodas o duelen tanto como cuando confunden a tu novio con tu padre.

*“He’s so cute.” Aquellos detalles que en el comienzo de una relación encuentras extraños, pero adorables al mismo tiempo, son los detalles que después de un par de años te sacarán de tus casillas. Si por ejemplo te atrae su espíritu juvenil que lo hace pasarse cinco horas frente al PlayStation, vestirse como cuando tenía 15 años, o vivir en el presente sin preocuparse por el futuro, recuerda que en pocos años esas adorables peculiaridades podrían convertirse en las causas del divorcio.