Pico Rivera: Más de 200 personas sin hogar desde Año Nuevo

Desalojaron edificio tras declararlo inseguro para ser habitado
Pico Rivera: Más de 200 personas sin hogar desde Año Nuevo
El complejo de apartamentos Whittier Manor en fue declarado inseguro.
Foto: Ciro Cesar

@MarveliaAlpizar

Muchas familias esperan la llegada del Año Nuevo con alegría y esperanza dentro de sus casas y rodeados de amigos. Sin embargo, más de 200 residentes en Pico Rivera recibieron el 2015 como refugiados: en albergues y hoteles.

Esto fue debido a que las autoridades de Pico Rivera decidieron evacuar a las familias que vivían en tres edificios del complejo Whittier Manor, ubicado en el 8615 Whittier Blvd., después que la parte inferior de un balcón de uno de ellos colapso parcialmente el pasado 30 de diciembre.

“Es algo terrible lo que nos hicieron. No es el hecho sino la forma en que nos hicieron salir ya que ellos pasaron una inspección el año pasado, hace como seis meses “, dijo una antigua residente que no quiso ser identificada.

“¡Y ahora, de repente, deciden que este lugar es inseguro!”, añadió mientras recogía sus pertenencias en el único apartamento de una habitación del complejo.

La antigua inquilina se quejó de la forma en que fueron desalojados de sus hogares ya que, a su entender, debieron de darles una notificación de al menos 30 días para buscar otro lugar y desocuparlo.

“¿Como se supone que busquemos casa si ni siquiera nos han devuelto nuestros depósitos? Somos personas de bajos recursos. ¡No nos dieron ayuda, nada!. Fue algo injusto”.

El complejo de 81 unidades fue construido en la década de los 50 y según el administrador, quien no quiso dar su nombre, actualmente están coordinando la labor con los ingenieros civiles contratados por los dueños para que los tres edificios cumplan con las ordenanzas exigidas para habitarlos.

“Hemos estado trabajando para tratar de que la gente regrese lo mas pronto posible”, añadió.

El administrador destacó que, aunque las autoridades municipales desalojaron a las familias por razones de seguridad, aun no les han informado cuales son los arreglos que ellos deben hacer para cumplir con las ordenanzas.

La mayoría de las familias buscaron refugio en hoteles o casas de familiares o amigos. Sin embargo, un grupo de ellos recibió el Año Nuevo en el Centro Comunitario de Pico Rivera, en donde fueron atendidos por miembros de la Cruz Roja.

“Cuando abrimos el refugio, el 31 de diciembre, comenzamos con 44 personas, de las cuales 26 eran niños”, dijo Maria Melo, especialista de comunicaciones de la Cruz Roja. “Cuando terminamos, el 6 de enero, solo habían 7 personas, a quienes pusimos en contacto con agencias locales que ofrecen servicios de hospedaje temporal”, añadió.

La Ciudad justifica la decisión

De acuerdo con las autoridades de Pico Rivera, el dueño del complejo Whittier Manor tiene que asegurarse que el edificio esté en buenas condiciones antes de que pueda ser habitado de nuevo.

“El dueño del edificio tiene que llevar a cabo una revisión exhaustiva del edificio y quizás contratar ingenieros o contratistas para saber qué se debe reparar y luego presentar esa información a la Ciudad para su revisión”, dijo Benjamin Martinez, director de desarrollo económico y comunitario de Pico Rivera.

Con respecto a la situación de las familias evacuadas, Martinez señaló que no es responsabilidad de ellos reubicar a las familias.

“Lo que la Ciudad hace es que cuando un edificio es inseguro, se evacúa por orden del encargado de edificios”, dijo Martinez.

La ciudad, destacó Martinez, no lleva a cabo inspecciones a los edificios debido a la falta de personal. Solo cuando cambian de dueños o en otras circunstancias especiales.

“No tenemos suficientes recursos para inspeccionar todos los edificios de la ciudad”, dijo Martinez.

Por su parte, el abogado de los dueños del complejo, Mason Yost, informó al diario Whittier Daily News que la municipalidad había reaccionado en forma exagerada por un problema menor que podría haberse resuelto fácilmente: “En lugar de permitir a mi cliente arreglar el problema, la ciudad condenó el edificio. Los inquilinos nunca estuvieron en peligro pero la Ciudad escogió echarlos a la calle”, cita el rotativo.