Una propuesta para considerar

Una propuesta para considerar

Los colegios comunitarios son una pieza clave en la superación educativa de los latinos. La propuesta del presidente Obama de que estos sean gratis ayudará a que haya más oportunidades universitarias y de empleo para los jóvenes hispanos.

La idea de Obama presentada el viernes pasado reconoce los cambios y exigencias del mercado laboral en donde la graduación de la escuela secundaria es insuficiente. El presente laboral exige una mayor educación, por lo cual tiene sentido extender la enseñanza gratuita dos años más.

Esta propuesta tiene en principio un respaldo bipartidista, hay varios legisladores republicanos que coinciden con el Presidente pero están en desacuerdo en que el gobierno federal sea el que deba desembolsar 60 mil millones de dólares durante 10 años. Estos senadores y congresistas se oponen a un nuevo programa federal, diciendo que esto debe ser responsabilidad de los gobiernos estatales.

Es cierto que la operación de los colegios comunitarios depende cada estado, por eso su costo no es uniforme como su calidad. En algunos estados el precio es muy elevado para el perfil del estudiante que lo necesita, un latino o afroamericano con conocimientos limitados, con mayor responsabilidad familiar y trabajador. Si la falta de instrumentación de Obamacare en algunos casos, sin importar que se deje a gente sin seguro, es una muestra habrá muchos estados que no consideran dar mas atención y fondos para la preparación educativa de minorías y pobres.

Por eso, esto debe ser un programa federal que además de dar dos tercios del dinero para esta educación gratuita exija mejora en estos colegios a elevara la tasa de graduación, hacer que los créditos sean transferibles a los colegios de cuatro años y que los alumnos aprendan lo que le sera útil en el futuro.

A este plan le faltan muchos detalles para ser efectivo, pero parte de un principio razonable. El Congreso tiene la oportunidad de actuar con la nueva Ley de Educación Terciaria, para eso hay que centrarse en lo mejor para la preparación de los alumnos en vez de teorías federalistas y mucho menos para proteger las colegios con fines de lucro que exprimen el bolsillo de los estudiantes sin darle mucho más