Obama quiere días pagados por enfermedad y maternidad

El presidente da seis semanas por maternidad a empleados federales y presiona al Congreso para extender el beneficio al sector privado
Obama quiere días pagados por enfermedad y maternidad
Obama pidió al Congreso que apruebe la Ley de Familias Saludables.
Foto: Archivo

Washington, DC – El presidente Barack Obama ordenó a las agencias federales, a través de una acción ejecutiva, que ofrezcan al menos seis semanas de licencia por maternidad por nacimiento o adopción de un hijo con goce de sueldo a sus empleados y busca que el Congreso haga lo propio permitiendo seis semanas más de ausencia administrativa.

Esta medida es parte de una propuesta más ambiciosa de Obama para que todos los empleados en EEUU, incluyendo a aquellos en el sector privado, tengan derecho a por lo menos siete días días de enfermedad pagados.

Pero, consciente de la resistencia que enfrentará en el Congreso y entre el empresariado, Obama tomó acción beneficiando directamente a aquellos empleados que dependen del gobierno federal.

Tras firmar un memorándum dando instrucciones a las agencias federales, Obama instó al Congreso desde Baltimore (Maryland) a que apruebe la ‘Ley de Familias Saludables”, para que las empresas privadas ofrezcan al menos siete días de enfermedad o licencia por maternidad con goce de sueldo.

También propuso un programa de $2,200 millones para alentar a los gobiernos estatales a que adopten sus propios programas de días de enfermedad o de cuidado familiar con pago.

California, Nueva Jersey y Rhode Island son los únicos estados del país donde los trabajadores pueden tomar días de enfermedad o licencia por asuntos familiares sin perder el sueldo.

Desde su primera campaña presidencial en 2008, Obama se ha presentado como defensor de la clase media y los trabajadores, pero muchas de sus propuestas, como el aumento al salario mínimo, se han topado con un muro de resistencia en el Congreso.

La legisladora republicana por Alabama, Martha Roby, consideró que el empresariado no necesita que le dicten más “exigencias y restricciones federales” y, como contrapropuesta, ofrecerá una alternativa tan pronto como la próxima semana.

Su proyecto de ley, explicó Roby, dará a los empleados la opción de usar sus horas extra acumuladas como tiempo compensatorio, en vez del pago de esas horas.

En la actualidad, 43 millones de estadounidenses del sector privado no tienen días de enfermedad con pago, más de dos millones de ellos en Nueva York, y Obama enfatizó que el dar flexibilidad a los trabajadores “va a fortalecer a nuestra economía”.

Pero la Federación Nacional de Negocios Independientes, que representa a pequeños negocios, considera que la estrategia de Obama perjudicará a empresas con menos de 25 empleados.

Esas empresas no tienen la misma flexibilidad de personal que las grandes corporaciones, y exigir días de enfermedad pagados les obligará a hacer recortes en sueldo y beneficios y a reducir contrataciones, dijo Jack Mozloom, portavoz del grupo.

Es el mismo argumento que ha usado el empresariado para oponerse en bloque a un aumento del salario mínimo federal.

Diversos grupos progresistas aplaudieron las propuestas de Obama, al señalar que los trabajadores no deberían tener que escoger entre poner comida en la mesa y cuidarse o cuidar de sus familias durante una crisis médica.