“Relatos Salvajes”: la ira argentina que compite por el Oscar

La popular película de Damián Szifrón podría ganar el 22 de febrero el tercer Oscar en la historia de Argentina en la categoría de mejor película de habla no inglesa.
“Relatos Salvajes”: la ira argentina que compite por el Oscar
Imagen de la película argentina nominada al Oscar "Relatos Salvajes"

“¡Filmame esto, Néstor!”, le pide una novia, con su traje blanco lleno de sangre y cara de desquiciada, al camarógrafo de su boda, entre invitados al borde del pánico.

Con golpes de humor negro como éste, la película argentina “Relatos Salvajes”(Wild Tales, en inglés) consiguió ser nominada al Oscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa en la 87ª edición de los premios de la Academia de Cine de Estados Unidos.

La cinta del director Damián Szifrón, coproducida por K&S Films y El Deseo -la empresa del español Pedro Almodóvar-, se estrenó en 2014 y fue aclamada por la crítica y el público argentino, hasta convertirse en la película nacional más taquillera en la historia del país, con 3 millones y medio de espectadores.

Vea el trailer de la película aquí

Relatos Salvajes competirá el 22 de febrero en Los Angeles con Leviathan (Rusia), Tangerines (Estonia), Timbuktu (Mauritania) e Ida (Polonia), con la esperanza de traer a Argentina el tercer Oscar en la historia del país en dicha categoría.

Conozca la lista de todos los nominados aquí

Antes lo habían conseguido “La historia oficial”, de Luis Puenzo (1985), y “El secreto de sus ojos”, de Juan José Campanella (2009).

Y ésta es además la séptima nominación para el país en esta categoría en la historia de los premios (las otras fueron para “La tregua”, en 1974; “Camila”, en 1984; “Tango”, en 1998; y “El hijo de la novia”, en 2001).

La película narra seis historias sin relación entre sí con diferentes protagonistas, personas aparentemente normales y corrientes que cualquiera podría encontrarse en su familia o su trabajo. Pero todas con un elemento en común: la ira llevada al límite y con salvajes consecuencias.

Un ingeniero y padre de familia cuya paciencia se desborda por la burocracia porteña cuando la grúa se lleva su auto por estar “mal estacionado”; una novia que descubre la infidelidad de su compañero en plena boda con trágico desenlace; o una típica pelea entre conductores por las carreteras del norte del país que termina en baño de sangre.

“Relatos Salvajes” es una reflexión sobre las frustraciones de los ciudadanos en su cotidianidad.

“Ver la reacción de los argentinos a la película en una sala de cine es en sí toda una experiencia”, explica el corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, Ignacio de los Reyes, “con carcajadas ante situaciones ciertamente trágicas, pero con las que todos, de algún modo u otro, se pueden sentir identificados”.

“‘¿Qué pasaría si un día la frustración de lidiar con un funcionario incompetente, con un conductor arrogante o con un cliente déspota se tornara en violencia descontrolada?’, se podrían preguntar muchos viendo la película”.

Tal fue el éxito de la producción en Argentina que a lo largo del año los medios de comunicación del país han publicado los “Relatos Salvajes” de la vida real en sus páginas policiales, recordó el corresponsal.

“A lo ‘Relatos Salvajes’: baleó al vecino porque le mojaba la vereda”, titula una nota el diario La Razón.

“Relato salvaje: un vecino hirió a escopetazos a tres adolescentes que escuchaban música a todo volumen”, agrega el Día a Día en otra jornada.

“Relato salvaje: estacionaron en la puerta de su garaje y rompió el auto con un hacha”, reza otro artículo de La Nación.

Uno de los protagonistas de la película, Ricardo Darín, opinó incluso sobre este último caso.

“No justifico lo que hizo, si empezamos a hacer ese tipo de cosas estamos mal”, dijo Darín. “Puedo entender que al hombre se le haya salido la cadena. Hay que ver si no está harto que le hagan lo mismo todos los días de su vida”, añadió.

“Lo del hartazgo, la indignación, no sólo tiene que ver con la argentinidad. Pasa en todo el mundo”, según Darín.

Y es que las críticas han descrito a la película como un reflejo de la sociedad argentina llevado al extremo, con historias que hablan, por ejemplo, de la desigualdad social, como el relato del hombre rico que paga al pobre para que se autoinculpe por el crimen cometido por el heredero de la familia.

Pero el director Damián Szifrón -creador de series de éxito como “Los simuladores” o “Hermanos y detectives”- rechaza que la película sea un reproche a este país.

“De hecho, la mostramos en Cannes (Francia) y todo el mundo se reía o se tensaba ante las mismas situaciones”, aseguró en una entrevista con el medio Apertura.

“Relatos Salvajes” fue nominada a la Palma de Oro en ese festival francés, y aunque se llevó la ovación del público, no logró finalmente el premio.

Sí triunfó, sin embargo, en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián como mejor película europea (por su participación española) o en el de La Habana.

Además recibió 9 nominaciones a los premios Goya del cine español, entre ellas la de mejor película y mejor película iberoamericana.

La presencia de actores bien conocidos por el público español, como Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia, Darío Grandinetti y Oscar Martínez contribuyeron a la popularidad de esta película al otro lado del Atlántico.

Relatos Salvajes” cuenta además con la música de Gustavo Santaolalla, el bonaerense ganador del Oscar a la mejor banda sonora por Babel y “Secreto en la Montaña” (Brokeback Mountain).

“He escuchado historias de gente con dinero tratando de tapar un crimen. Y he deseado que se presente ante mí algún personaje que en algún momento dañó a mi familia o provocó sufrimiento en mis padres. Fantaseé con ese tipo de venganza, pero nada es directamente autobiográfico”, reconoce el cineasta cuando le preguntan sobre la inspiración para la película.

Los argentinos sólo pueden esperar ahora que los miembros de la Academia de Cine de EE.UU. se vean reflejados también en esas ansias de cruda venganza.

?>